“Nuestro colegio es comunidad y familia”

Publicado el 03/10/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
“Nuestro colegio es comunidad y familia”

Entrevista a Berta Riaño Menéndez, Directora del colegio diocesano Santo Tomás de Avilés

¿Cuál es el origen el colegio Santo Tomás?

El proyecto educativo del colegio nace de la mano de Josefina Balsera que fue la benefactora y quien dejó la herencia a la parroquia de Santo Tomas. Su propósito era que se creasen unas escuelas para dar una educación de calidad, fundadas en los valores cristianos, a las que muchos niños de hace más de sesenta años no podían acceder. Debemos pensar que la escuela pública de aquel entonces no es la misma de ahora. Mejor dicho la escuela estatal, siempre intento distinguir entre pública y estatal porque públicos somos todos, a cualquiera de los centros concertados puede acceder cualquier niño, otra cosa es estatal que es del Estado.

Cuando la escuela nace lo hace dentro del propio templo. Yo fui niña del colegio, estamos hablando de finales de los sesenta, y en ese entonces estábamos mezcladas todas las niñas porque no había especialidades, era una única maestra y recuerdo con mucho cariño ese momento.

El colegio fue creciendo porque se vio esa necesidad y nos trasladamos a los locales de la parroquia debajo de lo que era el palacio de Josefina Balsera, que también dejó en herencia a la parroquia, y por ya último se situó en la ubicación que tenemos ahora en González Abarca donde el colegio dio un salto a mayores: hoy por hoy tenemos unos 300 alumnos desde Infantil a Secundaria, con una única unidad en cada etapa.

Como centro diocesano vinculado, por tanto, a la parroquia y a su plan pastoral. 

Intentamos estar coordinados, no tendríamos sentido si como colegio diocesano no estuviéramos relacionados con la parroquia y actuáramos juntos; y lo hacemos viviendo en el mundo de hoy. A través de Cáritas, de Manos Unidas, Misiones… intentamos establecer actividades donde los críos sientan y puedan practicar en comunidad lo que nosotros queremos que vivan.

Tenemos alumnos de otras creencias, algún niño musulmán o evangélico, y los padres entienden perfectamente nuestros valores y creencias. Sin perder nuestra identidad intentamos siempre explicar quiénes somos y a dónde vamos y si quieren caminar con nosotros, estamos encantados. Me imagino que para muchas personas, aunque sean de otra religión, Dios es Dios y prefieren estar en un centro donde haya esa creencia que en un centro donde no la haya.

¿Qué ambiente se vive en el colegio?

Cuando los padres se acercan siempre les decimos que somos una familia y diciendo eso ya estamos señalando lo importante que es nuestro colegio para nosotros: nos preocupamos y cuidamos todos de todos. Creo que los padres se sienten a gusto porque reconocen esa actitud en cada uno de los profesores, desde los tres años hasta los dieciséis todos sabemos, por ejemplo, quién es Pablo quién es Jorge, lo que hace Pablo y lo que hace Jorge. Al ser un colegio pequeño somos muy cercanos, ellos saben que nos tienen ahí a pie de patio y que cualquier problema que se plantea se soluciona prácticamente al momento.

Haciendo honor al lema de este año “Confiamos en ti”. 

Creo que sí. Es mucho lo que implica ese lema. Quiere decir que por nuestra parte confiamos en ti en todas las potencialidades y confiamos en ti como persona, esperamos que sea recíproco de los padres y los alumnos hacia nosotros. Y siempre con la trascendencia de Jesús. Confiamos en ti, aquí estamos para seguir haciéndolo lo mejor que podemos. Nos equivocamos, claro que sí, pero intentando hacerlo bien.

¿Qué proyectos se presentan para este nuevo curso?

Tenemos varios, por destacar uno hablaría del de salud. Llevamos más de diez años con un proyecto de RCP (reanimación cardiopulmonar) que vino de la mano de una madre del colegio que trabajaba en una UVI móvil y ella veía la situación que se planteaba cuando una persona sufría un paro cardiaco y no había una RCP, y que el tiempo era muy importante en esos casos.

El desarrollo del proyecto se adapta a los alumnos. Por ejemplo en infantil consiste en enseñarles a preguntar “¿estás bien?” o marcar el 112 y según vamos pasando etapas, primaria y secundaria, las cosas se van ya complicando. Sobre todo en secundaria donde ya hacen todos los movimientos, tenemos incluso los muñecos comprados en el colegio, también un DESA, un desfibrilador. Hay algunos compañeros que estamos habilitados para utilizarlo, aunque ahora están apuntando, y yo creo que es lo mejor, que cualquiera puede hacerlo porque la máquina ya te va indicando todo lo necesario. El proyecto de salud me parece muy importante.

También el año pasado la Hermandad de Donantes de Sangre nos hizo un reconocimiento porque llevamos a cabo una donación con la que estaban muy satisfechos: somos muy pocos y vino muchísima gente. Esa solidaridad, que no es dinero porque a veces pensamos que ser solidario solo es dar dinero, de tiempo y sangre son las cosas que realmente queremos inculcar en los niños para que cuando sean adultos se den cuenta de que se puede hacer mucho por los demás.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies