“Queremos contar historias de mujeres fuertes”

Publicado el 20/10/2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Red de libertad

 

Se estrena “Red de libertad”, del director de cine Pablo Moreno, la historia de una religiosa que salvó a más de 2.000 personas de los nazis.

En la Segunda Guerra Mundial, sor Helena Studler, religiosa de las Hijas de la Caridad, salvó a miles de refugiados de los campos de concentración nazis en Francia. Su extraordinaria historia se narra en la película “Red de libertad” (Contracorriente Producciones), dirigida por Pablo Moreno (“Un Dios prohibido”, “Poveda”). 

¿Cómo surge la idea de hacer esta película?
Se pusieron en contacto con nosotros las Hijas de la Caridad y los Padres Paúles con la intención de hacer una película sobre su carisma: los signos que los definen. Era una cuestión muy abstracta porque no querían hablar de sus fundadores, sino ir más allá y aplicar su carisma a alguien de hoy día, cristalizarlo en una persona concreta. Buscamos una serie de historias, en estos cuatrocientos años en muchos lugares del mundo distintos ha habido Hijas de la Caridad y Paúles que han hecho cosas extraordinarias. Entre todas nos encontramos a sor Helena Studler que salvó a más de 2.000 personas de campos de concentración nazis y nos pareció muy interesante.
¿Qué fue lo que más les atrajo?
Por un lado la época porque la Segunda Guerra Mundial guarda un paralelismo relativamente escalofriante con acontecimientos actuales por el ambiente bélico, emigrantes a causa de la guerra, sociedades divididas, totalitarismos, etc. Otra factor que nos interesaba mucho es que era la figura de una mujer. Desde hace unos años estamos muy comprometidos con la idea de contar historias de mujeres fuertes que han tenido que ver en la historia de la humanidad y de la Iglesia: queríamos reivindicar el papel de la mujer. Además en este caso con un personaje de una señora de casi cincuenta años que no es tampoco el arquetipo habitual que son personas más jóvenes. La película sobre el padre Poveda nos hizo también sensibilizarnos con esta cuestión, por la labor que él llevó a cabo con el papel de las mujeres. 
Hablamos además de un personaje real, ¿se afronta de distinta modo el contar su historia?
Lo más interesante es ir a las fuentes primarias, si puedes en-contrar algo que haya escrito esa persona para entrar en su psicología y ver cómo funcionaba. Tuvimos la suerte de que su sobrina escribió un libro donde se recogían algunos de los diarios de sor Helena, testimonios y datos muy interesantes. A partir de ahí te das cuenta de que existió de verdad. Tienes pruebas fehacientes de ello, sus palabras escritas o la de otros y desde ahí se empieza a conformar toda la historia. 
¿El cine de temática religiosa tiene alguna exigencia singular?
Los personajes tienen que ser muy completos. Al hacer una película con un mensaje religioso bastante explícito tienen que ser muy creíbles; el maniqueísmo y el buenismo están descartados. Debes contar una historia honesta, no pretendemos ni adoctrinar ni hacer proselitismo sino que el espectador se pongan en la piel del otro. En este caso mostrar una vida extraordinaria de una persona que como nosotros también se equivocaba, pero que se comportó de una manera muy valiente, muy heroica y jugándose su propia vida por devolverle a las personas la dignidad. Nuestra búsqueda personal es sensibilizar a los espectadores, llegar a todo el mundo independientemente de que estemos hablando de la vida de una religiosa o de un sacerdote. Mi equipo está formado por gente de todas las creencias e ideologías y juntos hacemos proyectos humanos, hechos con cariño. Tienen el cuerpo que es la música, imágenes… y el alma que es lo que hay detrás, la forma de trabajar y eso es espectador lo nota. Va a disfrutar viéndola y es nuestra aportación para hablar del amor en un mundo en conflicto. Sor Helena así lo hizo, queriendo a la gente y devolviéndoles la dignidad.
Este tipo de películas nos acercan a realidades muchas veces desconocidas de la Iglesia, ¿cómo es la acogida?
De algún modo son declaraciones de intenciones, historias de gentes que nos ayudan a comprender cómo deberíamos ser nosotros como creyentes. En ese sentido el feedback con la gente de Iglesia es muy bueno, sentimos el respaldo, el cariño y el calor. Nos siguen, nos escriben, nos aportan muchas cosas. Es una maravilla porque te das cuenta de que lo que haces les llega, tiene un objetivo. De alguna forma ayudas a la gente en un momento concreto de su vida o les das un conocimiento más para seguir creciendo como personas o como cristianos. 
“Red de libertad” no se ha estrenado en los cines asturianos, pero existe la posibilidad de gestionar proyecciones en las instituciones que estén interesadas poniéndose en contacto con la productora. Toda la información puede consultarse en: www.reddelibertadlapelicula.com

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies