Presentado el Libro Blanco del Prerrománico

Publicado el 06/03/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Presentado el Libro Blanco del Prerrománico

El Gobierno del Principado ha presentado esta semana el Libro Blanco del Prerrománico, como una herramienta de gestión que “guíe la actuación en estos monumentos al menos durante la próxima década”, y que supone, en definitiva, un programa de gestión integral del prerrománico. El documento, elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural, está dividido en once capítulos, y propone ocho líneas estratégicas de actuación, con cuarenta y cinco medidas específicas para estas. Su contenido ha sido consensuado con la diócesis y el Ministerio de Cultura, y presentado en el incomparable marco de Santa María del Naranco.

En el acto, el Vicario General de la diócesis, Jorge Juan Fernández Sangrador, agradeció “al Gobierno del Principado de Asturias el esmero que pone para que la relación existente entre los organismos a los que ha confiado la tutela del patrimonio, su preservación y restauración, y la Iglesia sea plenamente fluida”. “Los trabajos realizados, y evaluados en la Comisión Mixta Iglesia-Principado –afirmó– requieren mucho estudio, debate y determinación, a la par que vena artística, creatividad y sentido de las exigencias que imponen los tiempos. Y hace ya muchos años que viene funcionando con una voluntad de entendimiento y colaboración que es verdaderamente ejemplar”. Con este trabajo, la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Asturias se ha marcado a sí misma, con la publicación del Libro Blanco, “unos objetivos de atención, dedicación, financiación y mejoras, que requerirán una periódica evaluación y seguimiento, para que así todo esto no quede en una mera reflexión vertida en papel, pero sin obligaciones inherentes de ejecución. Con la redacción del Libro Blanco, ha querido cumplir con lealtad lo que exigen las normas y directrices de la UNESCO, la Unión Europea y el Gobierno de España”, recordó. Y finalizó mencionando la confianza en que “estas entidades de rango superior asuman también las obligaciones que se derivan de las leyes que ellas mismas establecen para la conservación de los bienes culturales, y que se recogen en el Libro Blanco, y provean los medios necesarios para la realización de los trabajos que se hayan de acometer en virtud de lo que acuerden la Iglesia y el Principado”.

 

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies