Los santos óleos, “bálsamo con el que Dios nos fortalece y consuela”

Publicado el 16/04/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Los santos óleos, “bálsamo con el que Dios nos fortalece y consuela”

Este martes por la mañana ha tenido lugar en la Catedral de Oviedo la celebración de la Misa Crismal, presidida por el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, con la participación de un buen número de sacerdotes diocesanos, quienes han acudido a la consagración de los óleos con los que “saldremos al encuentro de los hermanos que están de tantos modos aguardando un bálsamo para sus vidas”, tal y como explicó Mons. Sanz, y también, según la liturgia de esta celebración, para renovar sus promesas sacerdotales ante el Señor y el pueblo de Dios. Juntos prometieron solemnemente, por tanto, unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros a él. “Renovamos nuestras promesas sacerdotales –recordó el Arzobispo en su homilía– sabiendo que no es la repetición insulsa de lo que hacemos todos los años llegando esta fecha. De hecho, algunos hermanos nuestros por los que luego rezaremos, concelebrantes el año pasado en esta Misa, no han llegado. Así, ante la misma llamada que hoy volvemos a escuchar, ante el mismo ministerio que se nos vuelve a confiar, decimos un sí que sabe a estreno porque yo, que lo pronuncio tras un año después, tengo motivos para pronunciarlo como nuevo. Ha habido momentos, circunstancias, pruebas, holganzas y denuedos que a través de estos doce meses han puesto en mis años ese cúmulo de novedades que me hacen distinto. Soy otro, por todos estos motivos, aunque el Buen Pastor me llame a lo mismo. Y se pide de nosotros, de cada uno de nosotros, que de modo personal y en comunión con este presbiterio fraterno presidido por el obispo, digamos nuevamente un sí: A unirnos más fuertemente a Cristo configurándonos con Él, renunciando a nosotros mismos y viviendo por amor al Señor cuanto con gozo aceptamos el día de nuestra ordenación para el servicio de la Iglesia”.

Aquí, la homilía completa

 

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies