La soledad de quienes viven en la calle

Publicado el 24/10/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
La soledad de quienes viven en la calle

El domingo 27 de octubre, se celebra la Campaña de personas sin hogar de Cáritas, con el lema “Ponle cara”

“Ponle cara” es el lema que este año se ha elegido en Cáritas para difundir la Campaña de personas sin hogar, que se celebra este domingo. Se insiste, como en los últimos años, que “Nadie sin hogar es posible”, y se pone el foco muy especialmente en la prevención de este fenómeno, que arroja a quienes lo sufren al último puesto de la  exclusión social.

Pilar Díaz Cano, responsable del Programa Sin Hogar de Cáritas Asturias, explica que “en el año 2018, Cáritas atendió en este Programa a 1.672 personas, si bien, desde 2013 el nivel de ocupación de nuestros recursos ha disminuido en un 13%, principalmente para las personas que están de paso. Sin embargo, ha aumentado la cifra de aquellas personas que viven en Oviedo, Gijón o Avilés, en una habitación o una vivienda alquilada, con pocos recursos. Además, se ha comprobado que aumenta el promedio de edad de las personas sin hogar, que antes era de 45 a 50 años y ahora es de 50 a 55, algo comprensible porque son las mismas personas que viven esta situación año tras año y no logran salir de ella”.

El perfil de las personas sin hogar en Asturias es principalmente masculino, pues sólo un 16% son mujeres. Y hay otro dato importante a tener en cuenta, y es que un buen porcentaje tiene problemas de salud mental. “La calle deteriora mucho, y no sabemos qué es lo primero, la enfermedad o el sinhogarismo”, explica Pilar Díaz Cano.

Cáritas Asturias cuenta actualmente con seis proyectos para atender las necesidades de las personas sin hogar en Oviedo, Gijón, Avilés y Blimea.  Uno de estos proyectos es el Centro de Día para personas sin hogar, en Oviedo. Su directora, Pilar Sancho, explica que allí cuentan con unos servicios básicos como ducha, higiene, lavado de ropa o consignas para que guarden sus enseres. Pero además de poder atender estas necesidades más inmediatas, el Centro está pensado para ser un espacio “donde encuentran un centro de referencia para hablar con otras personas y establecer vínculos, pues habitualmente se sienten muy solos”, afirma. “No sólo acuden a nosotros personas sin hogar –añade–. También aquellos que están en viviendas inadecuadas o inseguras, donde a lo mejor no pueden lavar la ropa o donde las condiciones son tan malas que no pueden pasar el día allí, y vienen para estar más seguros y cálidos. Intentamos que puedan acceder a una vivienda un poco mejor y que se sientan acompañados”.

Además, en función de los perfiles que atienden en cada momento, en el Centro de Día se realizan actividades puntuales como deporte, caminatas, o apoyo en otras necesidades como el empleo: “Hay personas que demandan poder conseguir un trabajo, y les ayudamos explicándoles los recursos que pueden tener, redactando un currículum y en todo aquello que puede ser útil”.

Las circunstancias en las que tantas personas se encuentran en la calle hacen que pueda parecer complicada su normalización, especialmente en aquellos con problemas de salud mental. En este sentido Pilar Díaz Cano, responsable de los proyectos Sin Hogar de Cáritas Asturias reconoce que “no sólo hacen falta recursos económicos para que las personas tengan sus necesidades básicas cubiertas, sino también es imprescindible un acompañamiento más estrecho y personalizado, pues estas personas están tan solas que cualquier tipo de tratamiento necesita un seguimiento especial”. En este sentido, explica que la campaña de este año plantea tres propuestas para prevenir las situación de sin hogar: “La primera es que la legislación esté más adaptada a las familias y las personas más vulnerables, especialmente con la ley de desalojos; la segunda, es que se establezcan unos protocolos para aquellas situaciones más graves de exclusión, como las personas que salen de un hospital y no tienen apoyos, o cuando salen de la cárcel. Por último, las rentas básicas: en ocasiones no sirven para cubrir las necesidades diarias de las personas”.

“Ponle cara” es una llamada de atención a toda la sociedad ante la realidad de las personas que no tienen un hogar. Independientemente del trabajo de las administraciones, Cáritas lanza el mensaje de la importancia de tener en cuenta la soledad de las personas que están en la calle lanzando silenciosos gritos de ayuda, y siendo, en cambio, invisibles para todos.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies