“La misión necesita de trabajo en común”

Publicado el 07/11/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
“La misión necesita de trabajo en común”

Entrevista a Carmen Alonso García. Delegada espiscopal de Apostolado Seglar

En febrero de 2020 tendrá lugar en Madrid el Congreso Nacional de Laicos convocado por la Conferencia Episcopal. Nuestra diócesis estará presente con las propuestas que se han trabajado durante estos meses y que se pondrán en común en la Asamblea Diocesana de Laicos que se reunirá este sábado, a partir de las 10.00 h, en el Seminario Metropolitano.

¿Cómo se ha preparado en la diócesis el congreso nacional?

Allá por octubre se nos comunica a todos los delegados que va a tener lugar esta cita que se enmarca dentro del plan pastoral de la Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo. La convocatoria plantea que lo fundamental es no partir de teorías y discursos, de los que ya tenemos bastantes y que si los cumpliésemos no necesitaríamos nada más, sino que se ve que urge, sin lugar a dudas, una conversión personal, misionera y pastoral de todos los implicados en la misión eclesial. En ese sentido hay que trabajarlo en la diócesis para que los acuerdos, propuestas, todo lo que se va a llevar al congreso no sea fruto de una teoría sino de una realidad. Esta preparación es fundamental porque será lo que como diócesis presentemos y junto con lo aportado por el resto será el instrumentum laboris sobre el que se profundizará en el congreso.

¿Cuál ha sido el método de trabajo?

En esta fase diocesana la toma de contacto fue de preparación espiritual que nos ayudase a entrar en el trabajo y luego se siguió el esquema tradicional de ver, juzgar y actuar. La primera parte para tomar conciencia de la vocación bautismal del laicado, ver la realidad y de dónde partimos. Luego intentar confrontar lo que tenemos, juzgando desde parámetros evangélicos abiertos al Espíritu cómo estamos y qué tenemos que cambiar. Y por último qué podemos hacer, por dónde debemos hincar el diente para empezar a trabajar. Por eso la fase diocesana es fundamental, y luego sería también muy importante que cada diócesis hiciese suyas las líneas que van a salir del congreso y las fuese desarrollando, teniéndolas en cuenta para marcar el trabajo, los objetivos y la misión de los laicos en los distintos campos. Que se lleven a la práctica desde la corresponsabilidad, el trabajo en común y juntos: desde la sinodalidad y la comunión. Sin ello, no hay misión.

Es por tanto importante que el mayor número de laicos posible acudan a la Asamblea Diocesana. 

Nuestra intención es que asistiesen no solamente los laicos que se implicaron en la labor de estos meses, sino cualquier otro laico, sacerdotes o religiosos que deseen acudir y que todo el mundo pudiese oír la síntesis que se llevará a Madrid. Hay grupos que por diversas circunstancias comenzaron, pero luego el trabajo no se finalizó, otra gente seguro no se enteró, otros no hicieron el trabajo, pero tienen derecho a saber su aportación como parte de la Iglesia diocesana. Nos gustaría que todos ellos acudieran a la asamblea.

El Congreso Nacional tiene como lema “Pueblo de Dios en salida”, ¿qué valor tienen los laicos en él?

Somos la mayor parte. En la asamblea comentaré un argumento que está a nuestro alcance y no tenemos en cuenta: los habitantes de nuestra diócesis están atendidos por un porcentaje muy pequeño de sacerdotes y es imposible evangelizar Asturias así, lo que implica para el laicado una gran responsabilidad. No podemos hablar de esa falta de raíces cristianas que en la cultura se está desarrollando ahora, de que Asturias está paganizándose sin tener nosotros como laicos una gran responsabilidad. No podemos inhibirnos de ello. Vemos por ejemplo su repercusión en el gran objetivo a nivel de diócesis que son las Unidades Pastorales que no pueden llevarse a cabo sin el laicado. Si somos fieles a nuestra vocación bautismal es algo inherente a nosotros mismos.

Hay también razones como que no se contó nunca mucho con el laicado y ahora nos damos cuenta del gran error, o que es más cómodo no implicarse tanto y así todos nos acostumbramos a tomarnos las cosas con calma. Sin lugar a dudas el objetivo del congreso es impulsar la conversión pastoral y misional del pueblo de Dios para transmitir esa gran noticia que tenemos, creo que muchas veces no nos paramos a pensar en ella, y es que me he encontrado con Jesucristo, ha cambiado mi vida y es la raíz de mi esperanza, mi fe y mi sentido de vida.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies