“Gran Misión 2019” en las plazas del mundo

Publicado el 16/05/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
“Gran Misión 2019” en las plazas del mundo

Escribe Daniel Turiel Díaz, Coordinador del Camino Neocatecumenal en Asturias

Las comunidades neocatecumenales de la diócesis han iniciado el domingo 5 de mayo una gran misión de evangelización en la ciudad de Oviedo. Esta “Gran Misión” se prolongará los siguientes domingos hasta el 26 de mayo de 12.00 a 13.30 horas en la Plaza de Porlier y en el Paseo del Bombé. La iniciativa se está realizando desde hace seis años simultáneamente en unas 10.000 plazas de 135 países, desde Roma hasta Toronto, desde Madrid hasta Sidney.

Días después del Domingo de Resurrección, el Papa Francisco recordaba que cada cristiano está llamado a encontrarse con Jesucristo resucitado “y a convertirnos en sus anunciadores y testigos”. Por eso, una vez más las comunidades neocatecumenales salen a las plazas y ofrecen diversas catequesis para ayudar a las personas a tener un encuentro con Jesucristo a través de la escucha de la Buena Noticia: el kerigma.

En su reciente Exhortación Apostólica postsinodal sobre los jóvenes “Cristo Vive”, el Papa insiste en lo que ya había afirmado en la Evangelium Gaudium (EG 113) y que cree oportuno recordar: “Nada hay más sólido, más profundo, más seguro, más denso y más sabio que ese anuncio. Toda formación cristiana es ante todo la profundización del kerygma que se va haciendo carne cada vez más y mejor» (Christus vivit 214). Por otro lado, el Papa nos exhorta: “¿Adónde nos envía Jesús? No hay fronteras, no hay límites: nos envía a todos. El Evangelio no es para algunos sino para todos. No es sólo para los que nos parecen más cercanos, más receptivos, más acogedores. Es para todos. No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, también a quien parece más lejano, más indiferente. El Señor busca a todos,… siempre es bueno y oportuno compartir la alegría del Evangelio. Así es como el Señor se va acercando a todos. (Christus vivit 177).

Ya siendo Cardenal de Buenos Aires, en su última Carta Pastoral dirigida a los párrocos y responsables de comunidades educativas, les decía lo siguiente: “Hace años que todos trabajamos por lograr que la Iglesia esté en la calle tratando que se manifieste más la presencia de Jesús vivo. Todos sabemos que la realidad de nuestras parroquias resulta acotada en relación a la cantidad de personas que hay y a las que no llegamos. La Iglesia que nos llama constantemente a una nueva evangelización nos pide poner gestos concretos que manifiesten la unción que hemos recibido … Sin lugar a dudas, exige una ascesis de renuncia que es parte de la conversión pastoral. El miedo o el cansancio nos pueden jugar una mala pasada llevándonos a que nos quedemos con lo ya conocido que no ofrece dificultades, nos da una escenografía parcial de la realidad y nos deja tranquilos. Otras veces podemos caer en el encierro perfeccionista que nos aísla de los otros con excusas tales como: “Tengo mucho trabajo”, “no tengo gente”, “si hacemos esto o aquello ¿quién hace las cosas de la parroquia?”, etc… Igual que en el año 2000 quisiera decirles: los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma. A quedarnos encerrados en nuestra cosita… chiquitita. No tenemos derecho a estar tranquilos y a querernos a nosotros mismos… Tenemos que salir a hablarle a esta gente de la ciudad a quien vimos en los balcones. Tenemos que salir de nuestra cáscara y decirles que Jesús vive, y que Jesús vive para él, para ella, y decírselo con alegría… aunque uno a veces parezca un poco loco… ¿Nosotros nos vamos a quedar en casa? ¿Nos vamos a quedar en la parroquia, encerrados? ¿Nos vamos a quedar en el recinto parroquial, o del colegio, en las estancias internas eclesiales? ¡Cuando toda esta gente nos está esperando! ¡La gente de nuestra ciudad! … No podemos quedarnos nosotros solos, no podemos quedarnos aislados en la parroquia y en el colegio… Se nos presenta una nueva oportunidad para desinstalar un modelo cerrado de experiencia evangelizadora que se reduce a “más de lo mismo”, para instalar la Iglesia que es de “puertas abiertas”, no sólo porque las abre para recibir sino porque las tiene abiertas para salir y celebrar, ayudando a aquellos que no se acercan”.

La “Gran Misión” consta de 4 encuentros en los que se da respuesta a preguntas como “¿quién es Dios para ti?”, “¿has experimentado en tu vida que Dios existe?”, “¿para qué vives?”, “¿qué es la Iglesia?”, situando en el centro de todos los encuentros el anuncio del kerigma, la respuesta de Dios a la situación existencial de sufrimiento, pecado y muerte, centro de la evangelización y de esta “Gran Misión” en las plazas. Como está siendo habitual, se escucharán los testimonios y catequesis en el contexto del canto de los salmos de la liturgia de los laudes del día.

San Juan XXIII decía proféticamente en la convocatoria del Concilio Vaticano II: “la Iglesia asiste en nuestros días a una grave crisis de la humanidad…Un orden nuevo se está gestando y la Iglesia tiene ante sí misiones inmensas, como en las épocas más trágicas de la historia. Lo que se exige hoy de la Iglesia es que infunda en las venas de la humanidad actual la virtud perenne, vital y divina del evangelio”. La Iglesia, que existe para evangelizar, tiene hoy una misión ineludible y esencial que san Juan Pablo II llamó “nueva evangelización”, ¿Cómo no anunciar la buena noticia a todos los hombres? En este tiempo de Pascua resuena en las plazas ¡Cristo ha resucitado! ¡Está vivo hoy! Ha vencido la muerte para que el hombre pueda pasar de las tinieblas a la luz, de la angustia a la paz, del error a la verdad, de la tristeza al gozo, de la esclavitud a la libertad, de la muerte a la vida. Durante estos domingos, en la Plaza Porlier y el Paseo del Bombé a partir de las 12.00 h., también en las plazas, Jesucristo resucitado sale a nuestro encuentro. ¡Déjate encontrar y lo experimentarás! ¡Estás invitado!

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies