“Evangelizar en un mundo nuevo”, nuevo libro de Mons. Gabino Díaz Merchán

Publicado el 29/09/2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Donga

 

 

“Qué bien parece la sabiduría en los viejos, la reflexión y el consejo en los ilustres”, dice el sirácida en el Eclesiastico (25,5) y añade que la “corona de los viejos es la mucha experiencia”. Fruto de esta sabia experiencia que da la vida es este libro en que, salpicado de anécdotas  que lo hacen más personal y cercano, el arzobispo emérito D. Gabino Díaz Merchán nos ofrece su legado pastoral, en el zenit de sus  amplios noventa años vividos con lucidez.

Más que un tratado doctrinal y magisterial, que de ninguna manera pretende, es una conversación  en la que nos transmite unas reflexiones serenas, pero preocupadas, sobre el tema principal que concierne a la Iglesia y a los que la conformamos con los diversos carismas: la evangelización en el mundo actual, o como dice él “en un mundo nuevo”, porque una de las características de la actualidad es la vertiginosidad de los cambios de la cultura actual, que obligan a la Iglesia a saber leer con diligencia  y prontitud “los signos de los tiempos” para no quedar anquilosada en el pasado. Como bien afirmó Pablo VI en la Evangelii nuntiandi  en 1975, (D. Gabino es un admirador de este papa con el que mantuvo alguna conversación que acuñó su comportamiento episcopal), la Iglesia existe “para evangelizar  que constituye la dicha y vocación propia de la iglesia, su identidad más profunda”(n.º14)  Acertar con una evangelización que comunique a las personas de nuestro tiempo la salvación de Jesucristo ha sido también la preocupación permanente de los 65 años de su ministerio, 12 presbiteral y 53 episcopal, incluidos los 15 que lleva ya como emérito en el  oculto retiro de la casa sacerdotal. Con facilidad para utilizar y servirse de las nuevas tecnologías, tuvo iniciativas para seguir colaborando en esta tarea, porque también evangelizar ha sido y sigue siendo su vocación, su dicha y su misión. Siempre que hablas con él sale el tema sorprendiéndote que lo sigue en sus avatares actuales, “en sus gozos y en su angustias”
En el libro hay tres palabras que se repiten decenas de veces y que podemos decir que son los puntos principales sobre los que giran sus reflexiones y aportaciones: Iglesia, concilio y conversión. La Iglesia de Jesucristo, Jesucristo Resucitado,  a la que ama y en la que tiene puesta toda su confianza, pero una Iglesia que mira hacia adelante, sin tortícolis del pasado, profética, misionera, libre, que no tiene miedo al futuro. Concilio, el Vaticano II, en el que tuvo la gracia de participar como padre conciliar –no creo que queden más de cinco asistentes ya–, que impregnó su acción pastoral, del que con realismo reconoce que “no ha logrado alcanzar un nivel aceptable de realización” y al que ahora el papa Francisco vuelve con renovado entusiasmo. Conversión, no tanto negativa  sino de una nueva manera de vivir la fe, que se ha de plasmar en el testimonio y en la alegría con que ofrecemos la Buena Noticia del Evangelio. El libro es una conversación estimulante y convincente.

Javier Gómez Cuesta

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies