Asturias, tierra de gran devoción a la Virgen

Publicado el 31/01/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Asturias, tierra de gran devoción a la Virgen

El sacerdote Manuel Álvarez García, profesor de Mariología del Insituto Superior de Estudios Teológicos de Oviedo, impartió una conferencia en la celebración de Santo Tomás de Aquino en el Seminario Metropolitano

Su conferencia trata sobre “La Santísima Virgen en nuestras tierras”, ¿cómo es esa devoción?. 

En Asturias es mucho más in-tensa de lo que parece. Tenemos mil lugares, entre ermitas, santuarios e iglesias, dedicados a la Virgen, además en cada templo al menos hay una, o incluso, varias imágenes suyas. Se considera que la primera iglesia dedicada a la Virgen en Asturias fue la de Veranes (Gijón), en la villa romana. Allí se han encontrado los restos de una iglesia que, según el párroco que lo estudió (hace un siglo), estaba dedicada a la Virgen. En el siglo XII había más de cien iglesias y ermitas dedicadas a María. Tenemos también muchas tradiciones.

Coméntenos alguna. 

Los bailes como el corri-corri o la danza prima tienen origen mariano y se siguen bailando, además con especial fuerza cuando se hace alrededor de la imagen de la Virgen. Hay muchas costumbres muy bonitas, por ejemplo la del ra-mo. Existen tradiciones que nos hablan de la Asunción de la Virgen, de la dormición, que coinciden en decir que el día anterior Jesús se apareció una vez más a su madre y anunciándole que se la iba a llevar al cielo le entregó precisamente una de esas palmas. Es posible que nuestra costumbre del ramo como ofrenda a la Virgen tenga su origen en esta tradición que ya se remonta al siglo V. Pero la devoción a la Virgen no es puramente folclore  sino que hay un trasfondo teológico .

¿En qué sentido?

Con la base de la escritura y la tradición se pone de relieve la maternidad divina de María, la Asunción o María como Madre de la Iglesia. Tienen su arranque en la importancia que la Virgen representa en la redención por voluntad del mismo Jesús que la quiso asociar a ella de un modo muy intenso, al igual que en los momentos más claves de toda su existencia; evidentemente en el nacimiento y toda la infancia, pero también en otros. En el primer milagro, el de las bodas de Caná, es la Virgen quien intercede para que suceda. Además, al pie de la cruz la encontramos a ella. Se nos dice en la escritura que está de pie, no derrumbada, para mostrar cómo la Virgen está sosteniendo ese inicio de la Iglesia. En Pentecostés la encontramos de nuevo y de ahí le viene el título de Madre de la Iglesia.

Es también intercesora. 

Su mediación a lo largo de los siglos es tan palmaria que hay muchos favores, en algunos casos muy divertidos. En Pastur consta que hace siglos a su advocación era a la que llevaban las madres a los niños llorones por aquello de que es consuelo de los afligidos y causa de nuestra alegría y así conseguían que sus hijos pudieran dormir tranquilos y ellas también. De hecho el origen de algunas ermitas corresponde a favores de la Virgen. En Llanes tenemos el santuario como consecuencia de lo que les sucedió a unos marineros. En medio de una gran tormenta, se encomendaron a la Virgen y en ese momento vieron una especie de cofre flotando en las aguas, lo ataron a la barca y enseguida se encontraron en tierra. Al abrirlo descubrieron la imagen de la Virgen y decidieron construir el santuario. Igual sucede con la Virgen de Begoña en Gijón, fruto de una promesa de unos pescadores vascos que volviendo de Terranova sufrieron prácticamente un naufragio y prometieron construir una ermita en su honor. La tenemos también como faro, quizá la advocación más grande: hay en Asturias como 150 ermitas dedicadas a la Virgen del Carmen y se construyen muchas veces en la costa, en lugares muy altos, y guían materialmente, pero sobre todo espiritualmente a los marineros. Igual ocurre en el interior con muchas advocaciones de la Virgen de las Nieves para no perderse en los caminos: en algunas de estas ermitas tenían un ermitaño que tocaba la campana en días de nieve o de niebla para orientar a los del pueblo y a los peregrinos.

Como anécdota, la imagen  situada a mayor altura está en el Naranjo de Bulnes: una Virgen de las Nieves  que subieron en 1956 como conmemoración de los cincuenta años desde la primera ascensión y al contrario, en el fondo del puerto de Cudillero: una Virgen de Covadonga que todos los años los buzos del Grupo Ensidesa rescatan, llevan en procesión y devuelven al fondo del mar.

¿Cómo nos puede ayudar el modelo de la Virgen? 

A pesar de vivir una etapa de descristianización, no se ha perdido el culto a la Virgen y su devoción. Debemos fijarnos en aquello en lo que se centraba el Papa Francisco en Panamá: en el sí de la Virgen. Parece que decir sí a Dios nos da reparo porque nos asusta que haya cosas que tengamos que abandonar, pero en realidad es un gran don de Dios. Ahí tenemos tanto el ejemplo de la Virgen como su ayuda, su empujón maternal para que seamos capaces de decir siempre sí a lo que ella nos pida, a lo que Jesús nos pida.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies