Acogida del nuevo grupo de catecumenado de adultos

Publicado el 14/02/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Acogida del nuevo grupo de catecumenado de adultos

Este sábado se celebrará en la Catedral una ceremonia de acogida a los 46 nuevos catecúmenos que este año comienzan su formación en el catecumenado de adultos para, en la Pascua de 2020, poder acceder a los sacramentos del Bautismo, Primera Comunión y Confirmación. El acto consistirá en una Celebración de la Palabra, presidida por el Arzobispo, que tendrá lugar en la capilla de Santa Bárbara a las 12.30 h. Los catecúmenos serán recibidos previamente en el atrio del templo y se les hará entrega de la Biblia.

El catecumenado de adultos está pensado para personas, mayores de 18 años, que no recibieron en su momento estos sacramentos de iniciación o que desean integrarse en la comunidad cristiana siendo bautizados. Se tiene muy en cuenta también a las personas que han estado alejadas de la Iglesia y que ven en el catecumenado una oportunidad de volver a integrarse.

Eli Miranda, de 26 años, ya ha casi ha completado el ciclo formativo, en su caso forma parte del grupo que se prepara para recibir el bautismo esta próxima Pascua. “Desde los 17 años estoy asistiendo a la Iglesia católica, fui criada en la Iglesia evangélica, y no sabía por qué no podía ser partícipe de la comunión. Le pregunté a unos amigos y me dijeron que tenía que hacer la primera comunión, pero no sabía qué era”, explica. La posibilidad surgió en su parroquia de La Calzada cuando el sacerdote explicó el catecumenado de adultos, “desconocía que se podía dar este paso y tardé un año en decidirme hasta que comencé a asistir a las catequesis de la iglesia de San José en Gijón”. En la diócesis, el catecumenado de adultos se organiza a través de los arciprestazgos, por ello las personas interesadas en poder realizar la formación deben ponerse en contacto con su párroco que les indicará qué parroquia tiene la encomienda de llevar a cabo el catecumenado.

Eli forma parte además de un grupo muy heterogéneo que demuestra que el catecumenado de adultos llega a realidades muy diversas: “Hay personas de media edad, jóvenes y también un poco mayores que a diferencia de mi caso ya tienen los sacramentos, pero quieren conectarse otra vez con Dios. De hecho tenemos una señora que tiene 95 años. Da gusto porque todos aprendemos un poco de cada uno”.

Un aprendizaje que vive con mucha ilusión, “me siento muy feliz y no he faltado ni un día porque la preparación es hermosa”, relata con entusiasmo, “tenemos un maestro maravilloso que es el padre Fernando y he aprendido tantísimas cosas. Nos veo, a mí y a mis compañeros, muy bien preparados. No puedes bautizarte sin conocer de lleno la palabra de Dios y sin saber lo que estás haciendo y más cuando eres adulto y es una decisión propia. Es demostrarle a Dios que estoy con Él y que quiero hacer algo en este mundo que deje una marca así sea a pocas personas, y que les hagas llegar lo que aprendes. Por eso en casa comparto todo lo que aprendo en la Iglesia, porque es nuevo para mí y muy interesante”.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies