Asociación Amigos de Covadonga: “Es ilusionante poder servir a la Santina”

Publicado el 08/02/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Asociación Amigos de Covadonga: “Es ilusionante poder servir a la Santina”

Entrevista a Esperanza López Astorga, Presidenta de “Amigos de Covadonga”

La asociación pondrá en marcha en Covadonga el Servicio de Acogida al Peregrino con el que, durante todo el año, los voluntarios ofrecerán a los visitantes información y recorridos guiados por el Santuario. La inscripción para poder participar en este servicio de acogida está disponible en www.amigosdecovadonga.org

 

¿Cuál es el propósito de este plan de voluntariado que propone Amigos de Covadonga?

El objetivo principal de Amigos de Covadonga es formar un equipo de voluntariado que durante todo el año acoja a los peregrinos para informarles de cualquier cosa que necesiten, desde los aspectos más prácticos, ayudar a las personas con problemas de movilidad; pero también para facilitar que puedan visitar todo el Santuario. Muchas veces en Covadonga nos acercamos a la cueva, a la basílica, hacemos una foto y ya nos vamos. Y así quedan muchas cosas por ver: el museo, la casa de ejercicios, la Colegiata de San Fernando donde se hospedó San Juan Pablo II, las pinturas, las reliquias, etc.

Con este plan de voluntariado pretendemos que la visita sea distinta y ofreceremos a los peregrinos una explicación, adaptada al tiempo del que disponga, de cada lugar que van a conocer. Proyectaremos también un vídeo con toda la historia del Real Sitio y el significado que tiene, que refleje el aspecto cultural y espiritual que están muy unidos en Covadonga.

Un itinerario que puede sorprender tanto a un visitante que llegue por primera vez como a alguien que haya estado en más ocasiones en el santuario.

Yo misma he ido a Covadonga muchas veces y ahora, con toda la preparación que estamos haciendo, he visto cosas que no conocía. Tenemos un gran tesoro, el mayor sin duda es la Santina, pero en su honor se han hecho muchas cosas que merece la pena que todos conozcamos. Por eso animo a los peregrinos que cuando lleguen se acerquen al centro de acogida, o se dirijan a los voluntarios, que nos van a ver distribuidos por todo el santuario, para organizar su visita. Van a quedar muy satisfechos.

¿Qué tal se está recibiendo la propuesta?

Llevamos pocas semanas y ya tenemos buena respuesta de la gente para poder servir a la Santina y a los peregrinos. Sin duda es por su ayuda y por la cantidad de gracias que recibimos de Ella. No podía ser de otra manera. Para poder dar una buena atención necesitaríamos llegar como mínimo a los 300 voluntarios y sé que va a haber muchos más porque la gente está deseosa de ayudar. Nos escriben personas de todos los sitios, como Argentina o México. La Santina es muy popular y despierta mucha devoción. También hay que destacar la colaboración y disposición del abad de Covadonga, sin ella no se podría haber puesto en marcha esta iniciativa.

¿Cómo se vive el ser voluntario?

Es un tarea tan bonita e ilusionante, poder asistir a la Santina y estar en este sitio privilegiado. Es además una satisfacción poder acompañar a los peregrinos y que se empapen de todo lo que representa Covadonga. Por eso quiero que haya mucho voluntario para que puedan sentir esto que yo siento y la felicidad de desempeñar esta tarea. Tenemos un santuario que todos queremos y valoramos, en el que hay destacar también dónde está situado con esa naturaleza que lo hace único.

¿Qué sensaciones creen que les quedarán cuando finalice el Año Jubilar?

La idea es que el voluntariado continúe más allá de este 2018. Pero si me imagino en septiembre cuando acabe el Jubileo sé que será de una enorme satisfacción; me van a tener que poner una casa mayor porque no voy a caber dentro (dice entre risas).

Ya tengo ese sentimiento ahora cuando nos escriben de cualquier sitio hablando de la gracia que les ha concedido la Santina o mismamente personas que tengo a mi alrededor que me dicen que quieren conocer más cosas del santuario porque hay cosas que no han visto todavía y, sobre todo, ganar el Jubileo, incluso aquellas que no sabían muy bien qué era o que ya lo habían oído, pero sin prestar mucha atención y después se han interesado. Es una gran satisfacción poder servir a esas personas y que ellas se sientan felices, qué mayor felicidad que dar felicidad.

 

 

 

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies