“Una vocación al servicio de la Iglesia”

Publicado el 01/12/2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Diáconos permanentes“Somos algo para los demás.  La Iglesia no se mira hacia el interior, debe darse, como ha hecho siempre. Es nuestro origen y camino, lo que quiere el Señor”,  así expresa José Juan García un sentimiento compartido por sus compañeros Santos Ferrera y José María Sauras y que les sirve de fundamento para la labor que van a emprender dentro de la Iglesia:  su ordenación como diáconos permanentes.
Cada uno de ellos llegó a su vocación de manera muy personal, pero siempre con la vida de la parroquia muy presente: todo lo que la comunidad aporta y lo que en ella se comparte. Así le ocurrió a José Juan: “Llevaba muchos años vinculado a la parroquia, conté con estupendos sacerdotes que te van comentando ‘pues parece que tienes inquietudes por aquí’ y me dije: en manos de Dios quedamos”. Para José María, por su parte, el descubrimiento del carisma del diaconado permanente fue la respuesta a una necesidad que le acompañaba desde hacía tiempo: “Sentía que yo tenía que hacer algo por y en la Iglesia para devolver una parte minúscula de lo que había recibido de ella. Es una alegría inmensa servir a la Iglesia desde dentro”.

Santos, por su parte, vive una vocación que “creo que todavía está en proceso. La vocación es desde que naces; otra cosa es que el Señor te va diciendo ahora despierta esto, luego lo otro. Tú lo tienes ahí, porque te lo puse yo, pero vamos a ir poco a poco”. Así no sintió lo mismo la primera vez que le hablaron del orden del diaconado que cuando ya contaba con otras experiencias vitales y madurez, pero siempre sin perder la capacidad de “ir descubriendo etapas y viendo cómo van desarrollándose.”

Un carisma propio
El diaconado permanente está permitido a hombres casados, condición en la que se encuentran estos futuros diáconos y que exige una situación familiar estable, también en el sentido de su sostenimiento ya que cada uno de ellos tiene su profesión, y con una sólida vivencia cristiana. Más allá de estas premisas, la compresión y apoyo de su entorno es clave ya que su implicación y obligaciones eclesiales aumentarán. La primera reacción  –afirman– fue un poco de sorpresa, debido, en parte, al desconocimiento de este carisma; sin embargo, han encontrado en sus familias su principal aliado: “Mi mujer se ocupa de los niños para que puede estudiar y dedicarme a la parroquia. Proviene de una familia muy religiosa y no lo ven tan extraño”, relata José Juan. En otros lugares de España los diáconos permanentes son una presencia habitual y en Asturias, tras su ordenación, serán cinco, con expectativas de que puedan ir aumentando: “no es algo que acabe en nosotros sino que gracias a Dios está viniendo más gente que cree que tiene esta vocación”. Para desarrollarla se necesita también un proceso de formación que implica ser graduado en Ciencias Religiosas e ir accediendo a las distintas etapas de rito de admisión, ministerio del lector y del acólito y por último la ordenación. Tras esta, sus atribuciones les permitirán impartir los sacramentos del matrimonio y el bautismo, la proclamación de la palabra o presidir las exequias. En cambio, facultades como la consagración o los sacramentos de la confesión y unción de enfermos están reservadas para los sacerdotes.
Por tanto un nuevo y significativo papel que todos afrontan con responsabilidad y, sobre todo, con alegría. “Lo asumo muy gustosamente, también con miedo porque no sé si lo sabré hacer, pero vamos confiados y alegres y  siempre con la esperanza de que quien nos ha puesto en este camino nos va a llevar por él y siguiendo a Cristo… no hace falta más”, afirma José María. Una confianza absoluta en el Espíritu, como relata Santos, “tenemos en común la llamada de Dios, lo que nos dice y nos habla” y que hace que todos se muestren de acuerdo con las palabras de José Juan en relación al ánimo con el que se enfrentan a esta nueva labor: “Que nos envíen a donde se crea que debemos estar y donde la Iglesia nos necesite. Dónde sea, cómo sea y siempre con mucha alegría”.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies