La “cultura del encuentro”, ciclo de conferencias en Piedras Blancas

Publicado el 23/05/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
La “cultura del encuentro”, ciclo de conferencias en Piedras Blancas

Ciclo de Pensamiento Social Cristiano en la parroquia de Piedras Blancas

“Primeras conversaciones De la lógica del don a la cultura del encuentro. Orientaciones actuales del pensamiento social cristiano” ha sido el título de la iniciativa que la parroquia de San Martín de Laspra, en Piedras Blancas, ha llevado a cabo durante todo este curso con el objetivo de presentar, a lo largo de estos meses, diferentes realidades sociales desde la óptica del humanismo cristiano.

Por el salón parroquial de San Martín de Laspra y el del IES “Isla de Deva” de la localidad han pasado personalidades del ámbito de la caridad en la Iglesia, como Vicente Martín, Delegado episcopal de Cáritas Española, cuya ponencia inauguró el ciclo, pero también del ámbito académico, como Julio J. Martínez, Rector de la Universidad Pontificia de Comillas o la teóloga Pepa Torres, quien habló, el pasado mes de febrero, sobre la “Cultura del encuentro en las periferias desde la perspectiva de las mujeres”.

Unas charlas que han contado con la colaboración de las diferentes instituciones de la zona, como la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Trigo, quien participó en el acto que tuvo lugar el pasado mes de diciembre, con la presencia de Sebastián Mora, de la Universidad Pontificia de Comillas y ex Secretario de Cáritas Española, y que también han buscado una implicación en el territorio, con el acto que tendrá lugar este próximo lunes y que llevará por título “La realidad sociocultural de Castrillón: iniciativas y propuestas desde distintos ámbitos de nuestra convivencia”, que se desarrollará a las 19,30 h en el salón de actos del IES Isla de Deva, moderado por la periodista y escritora M.ª Teresa Álvarez y que contará con la presencia de responsables de instituciones sociales de Piedras Blancas.

Será el penúltimo acto de estas Conversaciones, que finalizarán el domingo 2 de junio con la celebración del “Día del don”, con una eucaristía a las 12 h, actividades y talleres, junto con un festival solidario de teatro y música.

Mientras tanto, esta semana, concretamente el lunes, tenía lugar la visita del sociólogo y profesor de la Universidad Pontificia de Comillas Fernando Vidal, quien planteaba ante los asistentes un tema importante y actual: “La revolución del padre”. Un tema que coincide con el título de su último libro, recientemente presentado en Madrid, y que responde a la necesidad de ofrecer reflexiones sólidas sobre el matrimonio y la familia, planteadas desde la fe y el humanismo cristiano, reivindicando la figura del padre y la importancia de la paternidad en el siglo XXI, una época en la que no existen referentes públicos de la misma.

En declaraciones a Esta Hora, Fernando Vidal reconoce que “hay una encrucijada en la actualidad, en la cual una parte de los padres desertan, abandonan, tienen un enfoque más utilitarista ante la paternidad, pero también hay padres que queremos comprometernos con nuestros hijos y nuestra familia de una manera más intensa, cooperando con nuestras parejas en los cuidados directos de nuestros hijos, con una comunicación más intensa y compartiendo la propia vida con ellos”. “Esto es algo revolucionario –asegura el sociólogo– que el padre adopte una forma de comportamiento y un papel mucho más igualitario y mucho más implicado en la familia”. Porque lo cierto es que, desde el año 2007, se sabe y se está investigando, tal y como afirma Vidal, que los hombres también experimentan cambios físicos ante la paternidad: “Se reduce drásticamente la testosterona, por ejemplo, de ahí que nos volvamos más prudentes, tenemos más miedo a la hora de conducir, por ejemplo, o cuando vemos que nuestro hijo corre algún peligro; además la oxitocina, la prolactina o el cortisol cambian radicalmente en los hombres y nos llevan a ser personas más cuidadosas y protectoras, con menor tolerancia al riesgo, y es que estamos programados biológicamente para ser padres, existe una paternidad natural”.

Ante esta revolución que propone Fernando Vidal, el sociólogo plantea pasos concretos a dar como reformar la “primera etapa de apego y vinculación con el niño”, pues aunque “el padre no puede dar de mamar al hijo, pero el resto de cosas puede hacerlas perfectamente”. “Abrazar, cuidar al bebé y que éste se sienta íntimamente vinculado al padre, para así transmitirle confianza en todo momento es algo básico –subraya el profesor– por lo que en este sentido estoy convencido de que debe haber una revolución en el propio cuidado directo y la proximidad física con el hijo, que no es una cosa sólo femenina, de las madres, sino de ambos”. Así, Fernando Vidal afirma que “tiene que haber toda una transformación de la espiritualidad perinatal, del momento previo, de la concepción, del proceso de embarazo y de la etapa neonatal del niño. Una revolución que es básica para poder apreciar realmente la vida que está creciendo ahí y a la que vamos a estar unidos el resto de nuestra historia”.

Según el profesor de Comillas, la figura del padre ausente y poco implicado en la crianza del hijo es una realidad relativamente reciente, que comenzó en el segundo tercio del siglo XIX. “Anteriormente –explica– el varón estaba en casa porque el lugar de trabajo y el doméstico coincidían. A partir de esa fecha, el varón es sacado de las casas y llevado a las fábricas, donde trabaja largas jornadas de doce horas de lunes a sábado. Eso llevó a separar los ámbitos, a que el padre fuera mucho menos cooperativo, que estuviera menos implicado en la educación e incluso que fuera menos afectivo”. Y es que el cambio no sólo se centró en la educación, sino que la afectividad también cambió, tal y como explica Vidal, que afirma que “según los estudios que se han hecho analizando documentos epistolares entre padres e hijos, se puede comprobar que los padres antes del siglo XIX eran mucho más afectivos con su descendencia incluso que hoy en día, donde vivimos una época mucho más sentimental que hace veinte o treinta años”.

Son datos que se desconocen y que pueden hacer creer que “la figura del padre distanciado, vinculado a la familia solamente por el sustento y centrado en el trabajo viene de siempre, cuando en realidad se trata de un fenómeno con sólo unas décadas de historia. Un fenómeno que, sin embargo, ha irrumpido con tanta fuerza y funcionalidad en el capitalismo que se ha extendido como si esa fuera la forma natural de ser padre, cuando en realidad la forma natural de ser padre es la de un progenitor próximo e implicado 100% en el hogar”.

La memoria de actividades de Cáritas Asturias ha revelado que la situación de las familias en riesgo de exclusión se agrava cuando se trata de familias monoparentales, una realidad muy dura, donde las mujeres “tienen que asumir, por un lado, una soledad fruto de un fracaso de pareja o de un varón que no ha querido asumir una responsabilidad que tenía que asumir”, explica Vidal. Y esto último es fruto, según el profesor “de un tipo de masculinidad que se ha orientado excesivamente hacia el individualismo y el utilitarismo, y un tipo de comportamiento hacia las mujeres a veces predatorio”, por lo que “cuanto más avancemos en igualdad y en implicación del varón en el mundo de la pareja, de la cercanía, de la familia, menos nos encontraremos con estas situaciones, pero hay que luchar por ello”.

Y es que el profesor denuncia que “se invierte muy poco en la ayuda de las parejas con dificultades. Se protegen todo tipo de instituciones y vinculaciones, pero no la conyugalidad. A veces ciertamente hay situaciones en las que no queda más remedio que la separación, pero en general deberíamos cuidar mucho más a la familia y dar más posibilidades de reconciliación, de reencuentro, de darnos tiempo para crecer uno y otro. Cuando la situación ya está dada y una madre está sola con su hijo, es necesario apoyarlas mucho, porque son familias con una alta vulnerabilidad”.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies