El Corazón de Cristo que “cura las heridas”

Publicado el 30/05/2019
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
El Corazón de Cristo que “cura las heridas”

La Basílica del Sagrado Corazón de Gijón acoge durante estos días un Ciclo de Conferencias con motivo del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón, que se está celebrando como Año Jubilar en el Cerro de los Ángeles (Getafe) desde el pasado mes de diciembre. Las charlas comenzaron el martes, con la participación del Obispo Auxiliar de Getafe, Mons. José Rico Pavés, quien pronunció, en el salón de actos, la ponencia con el título “De la Palabra de Dios al Corazón de Cristo”. Ayer miércoles fue el turno del Obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monje, que se centró en “Fuente de vida y santidad”. En declaraciones a Esta Hora, Mons. Rico Pavés relató cómo se está viviendo este centenario y Año Jubilar en su diócesis. En este sentido, el Obispo auxiliar de Getafe explicó que se trata de una “oportunidad para responder a la llamada insistente de los últimos Papas a impulsar una nueva etapa evangelizadora, y esta solo se podrá impulsar desde el centro de la vida cristiana y el amor de Dios que se nos ha comunicado desde el Corazón de Cristo”. Eso sí, recordó, “no se trata de una mirada nostálgica al pasado, sino de una oportunidad para afrontar los retos evangelizadores, presentes y futuros, de este misterio del Corazón de Cristo”.

Por este motivo, a la hora de plantear el centenario, no se pensó en una sola celebración, cuya fecha exacta hubiera sido la del 30 de mayo, momento en el cual tuvo lugar aquella consagración histórica, sino que se propuso un Año Jubilar, que coincide con el año litúrgico, para poder transmitir el mensaje de “acompañar al Señor en los misterios de su vida, con el acento puesto en el Corazón de Cristo”.

El lema elegido para este Año Jubilar “Sus heridas nos han curado” –palabras del Apóstol San Pedro– están en consonancia con la idea que repite con insistencia el Papa Francisco de la Iglesia como “hospital de campaña”. “El Papa ha hablado de la necesidad de un nuevo humanismo para Europa y, al explicar qué lugar le corresponde a la Iglesia en la construcción de ese nuevo humanismo decía que la tarea de la Iglesia se identifica con su misión, la que ha recibido de Cristo, que es llevar a todos el Evangelio”, explicó el Obispo auxiliar de Getafe en Gijón. “Pero el Papa añade aquí un matiz, y es que esto implica, en el momento presente, salir al encuentro de las heridas de los hombres. De ahí el lema de este Año Jubilar en el Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón”.

“Lo que queremos gritar desde el centro geográfico de España, desde el Cerro de los Ángeles –afirmó Mons. Rico Pavés– es que las heridas del corazón humano encuentran curación en el Corazón de Cristo”.

La devoción al Sagrado Corazón comenzó a extenderse en el siglo XVII en Francia, especialmente a partir de Santa Margarita María de Alacoque, y unos años más tarde en España, con el Beato Bernardo de Hoyos. Son “expresiones de piedad que en cierto modo han marcado la simbología cristiana”, afirma Mons. Rico Pavés. Pero esas expresiones “ponen calor a nuestra vida de fe, por eso tienen importancia. Son expresiones que hemos de usar y siguen siendo válidas en tanto en cuanto nos introducen más en el misterio de Dios”. Devociones como los primeros viernes de mes, la entronización de la imagen del Sagrado Corazón en las casas, “todo eso, acompañado por momentos sinceros de oración, hacen mucho bien, nos recuerdan la centralidad del amor de Dios y la necesidad de poner nuestro corazón junto al de Cristo”.

El domingo 30 de junio tendrá lugar la renovación de la Consagración de España al Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles. Allí se celebrará la eucaristía, que estará presidida por el Arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, y se leerá una oración que recuperará expresiones de la oración que leyó Alfonso XIII, en 1919, y se incluirán otras “que responden a las exigencias evangelizadoras del momento presente”, señala el Obispo auxiliar de Getafe, como el “agradecimiento al Señor por los frutos de santidad durante estos 100 años, y entre esos frutos de santidad, la respuesta del amor frente al odio de la fe. En estos 100 años España ha tenido más de 2.000 mártires beatificados, que murieron perdonando y muchos invocando a la hora de su muerte al Corazón de Cristo”, además, estará presente también la dimensión misionera, porque “estamos llamados a comunicar al mundo que las heridas que provoca el pecado encuentran su reparación en el Corazón de Cristo, y llevar también a todos la alegría de creer”.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies