Especial Juan Pablo II

No tener miedo, abriendo las puertas a Dios

Lo recuerdo en aquella mañana otoñal romana, al término de su primera Misa como sucesor de Pedro, su primera Misa de Papa. Una niña pequeña, rubiales toda ella, se agarró a su mano y con Juan Pablo II fue saludando a fieles y curiosos, dignatarios y gentes principales, cardenales y obispos, jóvenes y ancianos. Era una imagen de frescura inaudita: un Papa tan joven, de la mano de una pequeña, paseando la esperanza que no defrauda y la alegría que no tiene fecha de caducidad alguna.

Antes dijo en sus palabras de la homilía lo que conmocionó a todo el orbe cristiano, lo cual supuso una primera entrega de un largo pontificado tan lleno de audacia, de vigor, de bondad, de belleza y sabiduría. Su voz eslava ponía gravedad, que no dureza, a aquellas palabras que indicaban que el “huracán Wojtyla” soplaba de veras: No tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo.

Leer más...

¡Qué maravilla, no tengo palabras!

Parece que fue ayer, pero ya han pasado veinticinco años. Se recuerda con gozo aquel, ya lejano 20 de agosto de 1989, cuando a tierras asturianas llegó el Santo Padre Juan Pablo II. Después de orar ante el Salvador de la Catedral y subir a la Cámara Santa, después de haber tenido un encuentro con toda la Comunidad Diocesana  en el “Aeropuerto de la Morgal”, en el concejo de Llanera, peregrinó a Covadonga. Fue recibido en la explanada de la Casa de Ejercicios por el Cabildo del Real Sitio y feligreses de la parroquia.

Leer más...

¡ Qué recuerdo ¡

¡Covadonga, Covadonga, Covadonga! Como si el número tres, tan Bíblico él, quisiera añadir plenitud y gracia a una experiencia que se quiere comunicar al mundo entero… Ésta es la cariñosa y emocionada despedida que primero, mirándome a los ojos, luego extendiéndola hacia los picos que rodean los lagos y, finalmente, en su tercera repetición, clavándola fijamente en la firme roca del Auseva, proclamó Juan Pablo II su emocionada despedida de entre nosotros en aquel 21 de agosto de 1989.

Leer más ...

28 horas de tensa alegría

En esas dos palabras, tensión y alegría, puedo expresar las emociones, sentimientos  y preocupaciones  de aquellas veintiocho horas que fue la duración de la  estancia del papa Juan Pablo II en Asturias, entre el 20 y 21 de agosto de 1989. Lo viví muy de cerca. Impresionaba su personalidad recia, pero al mismo tiempo amable, de mirada rápida, luminosa y profunda y de gesto que desprendía y  comunicaba vigor, energía interior, espíritu. Había tenido la  suerte de saludarlo y estar en su cercanía en dos ocasiones anteriormente, con motivo de las visitas “Ad limina” en Roma con el arzobispo D. Gabino, concelebrando la Eucaristía, a horas muy tempranas, en su capilla privada del Vaticano.

Leer más...

Su presencia y su ejemplo siempre me edificaron

El Papa no vino nunca a España mientras yo fui presidente de la Conferencia. Aquel viaje que hizo Juan Pablo II en el año 1982 era para toda España y a mí como Presidente de la Conferencia Episcopal no me parecía correcto pedir que además viniera a Oviedo. No es que me opusiera, ni mucho menos, pero puse más interés en que fuera a otros sitios y resultara más equilibrado.

Leer más ...

Recuerdos de una Visita

Como a tantos asturianos, la Visita del papa Juan Pablo II a Asturias, excepcional acontecimiento para la Iglesia diocesana, me causó profunda impresión y dejo un imborrable recuerdo. Era la primera vez que un Papa pisaba tierra asturiana y yo, por mi condición de párroco de Santiago del Monte, en cuya demarcación parroquial está enclavado el Aeropuerto de Asturias, tuve la enorme fortuna de ser testigo de primera fila, formando parte del cortejo de autoridades que debían recibirlo al bajar la escalerilla del avión. Fue un momento emocionante, cuando se abrió la puerta del avión y vimos aparecer la figura del papa, con rostro cansado y algo indispuesto, pero sonriente.

Leer más...

25 años de una Visita Apostólica

El diez de octubre de 1978 llegué a Roma por razones de estudios. En el aeropuerto de Madrid me encontré con el cardenal Tarancón, que me había ordenado sacerdote diez años antes. Le dije, bromeando, “según las profecías de Malaquías le toca a Ud. ahora ser papa”, pues estaba muy reciente la muerte de Juan Pablo I. Él respondió rápidamente: “Para ser papa hay que saber idiomas. Yo conozco el valenciano y el castellano. No puedo ser candidato”. Nada más llegar a Roma viví de cerca la elección del papa polaco, Karol Wojtyla.

Leer más...

Siguenos en Facebook

Último Tweet

ArchiOviedo RT @romereportsesp: El Papa pide recordar a Sudán del Sur: la segunda gran hambruna del siglo XXI https://t.co/CIcNXxj7A9 https://t.co/mqb4
ArchiOviedo RT @prensaCEE: Derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. "La Iglesia quiere estar en el pacto educativo". @jmgilt #Comisión

Datos de contacto

Arzobispado de Oviedo

Corrada de Obispo, 1

33003, Oviedo, Asturias

Teléfono: 985 20 74 72

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Codigo QR: DATOS DE CONTACTO

S5 Box

Nuevo Usuario

*
*
*
*
*
*

* Campo obligatorio.

Register

*
*
*
*
*
*

* Campo obligatorio.