Los Reyes de España, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, en la clausura del Año Jubilar en Covadonga

Publicado el 08/09/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Los Reyes de España, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, en la clausura del Año Jubilar en Covadonga

Después de un intenso Año Jubilar en la diócesis, que tenía como “Puerta Santa” la entrada a la Santa Cueva de Covadonga, este sábado  tenía lugar su clausura. El 8 de septiembre de 2017 se inauguraba, y un año más tarde estaba previsto su final, en el Día de Nuestra Señora de Covadonga. A ello se unía que, hace unos meses, la Casa Real hacía pública la noticia de que los Reyes de España, Felipe VI y doña Letizia acudirían el mismo 8 de septiembre al Santuario junto con sus hijas, la Princesa Leonor, en el que sería su primer acto institucional, y la Infanta Sofía.

No era una visita demasiado inesperada. A la histórica vinculación de la monarquía española con el Real Sitio, se unía el hecho de que hace cien años, en la  multitudinaria celebración de la Coronación Canónica de la Santina, habían ya acudido los entonces Reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, visita de la cual se conservan numerosas fotografías y testimonios.

En la Santa Cueva, a la que sólo tuvieron acceso un pequeño número de autoridades civiles y eclesiásticas, el Arzobispo de Oviedo les dirigió unas breves palabras a los presentes. En ellas, remitiéndose a la Princesa, manifestó que “es precioso ser testigos del encuentro en la Santa Cueva, entre la Virgen de Covadonga coronada y la jovencísima princesa de Asturias. Ante ella ponemos vuestro importante destino, Alteza, como en su día se puso el de vuestro padre hoy felizmente reinante Que la Santina guíe vuestros pasos y que vuestra Alteza crezca sana, sabia, santa y “guapa”, como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas. Que María de Covadonga proteja a esta querida Familia Real en un momento decisivo y delicado para España”. (Palabras del Arzobispo en la Santa Cueva)

A continuación, se les hizo entrega de unos obsequios por parte del Santuario. Los Reyes recibieron una medalla conmemorativa del Centenario de la Coronación de la Santina, la primera de una serie muy reducida. A la Princesa y a la Infanta se les hizo entrega de dos pequeñas joyas: una medalla de la Virgen de Covadonga en oro dorado y oro blanco, con unas piedras preciosas en la corona, y en el reverso, la Cruz de la Victoria.

Desde la Santa Cueva, partieron hacia la Basílica de Covadonga en coche, donde iba a tener lugar la eucaristía. Esta celebración estaba presidida por el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, pero además estuvieron presentes el Cardenal Arzobispo de Valencia, Mons. Antonio Cañizares –quien había presidido la Novena el día anterior–; el Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid, Mons. Antonio María Rouco Varela; el Arzobispo de Santiago, Mons. Julián Barrio Barrio; el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez Fernández; el Arzobispo de Burgos, Mons. Fidel Herráez Vegas; el Obispo de León, Mons. Julián López Martín; el Obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monge; el Obispo de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco Rouco; el Obispo de Astorga, Mons. Juan Antonio Menéndez Fernández; el Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. Juan Antonio Martínez Camino y el Obispo emérito de Sigüenza-Guadalajara, Mons. José Sánchez González.

La eucaristía estuvo, además, acompañada musicalmente por la Escolanía de Covadonga, un coro de voces blancas que vive en régimen de internado en Covadonga, y compagina su formación académica con una sólida preparación musical. En esta ocasión, el coro estaba formado por 36 niños y jóvenes de edades comprendidas entre los 8 y los 20 años. Entre las piezas que interpretaron se encontraba, como no podía ser de otra manera, el Himno de Nuestra Señora de Covadonga, de I. Busca de Sagastizabal, que fue elegido precisamente hace también ahora cien años.

En su homilía, Mons. Jesús Sanz recordó que Covadonga “no es un Santuario mariano únicamente. Este rincón asturiano –dijo– no es sólo un referente espiritual de primer orden, sino también un lugar identitario donde nació el pueblo que aquí tuvo comienzo. No en vano, en el himno a la Santina, cantamos lo que está en la conciencia histórica de nuestras gentes: Bendita la Reina de nuestra montaña, que tiene por trono la cuna de España“. Además, subrayó que “en Covadonga nace un pueblo con clara denominación de origen, celoso de su forma de ver las cosas, y que no se amilana cuando hay que reconquistar con nobleza lo que se invade hurtándonos nuestro terruño patrio, lo que se nos usurpa empobreciéndonos, lo que se nos diluye imponiéndonos creencias tan intrusas e ideologías tan ajenas que terminan vaciándonos de lo que somos. Hoy la reconquista pasa por otras lizas, y son otros los retos que nos desafían. Son también diferentes los turbantes de antaño ante las cosas que hogaño nos turban preocupantemente cuando la vida en todas sus fases, la familia y su tutela, la educación intervenida o la libertad cercenada, se malvenden en una almoneda trucada y abaratada”. Además, dirigiéndose al Rey Felipe VI, manifestó: “Majestad, en vuestra alta responsabilidad como Rey de España en estos momentos delicados, sentidnos cercanos con el afecto y la plegaria, y muy agradecidos por vuestra valentía y clarividencia en la defensa de la libertad de nuestro pueblo, de su paz y de su plural convivencia democrática en un Estado de derecho”. (Texto completo de la homilía)

Al finalizar la eucaristía, tuvo lugar una ofrenda floral ante la estatua del rey Pelayo, simbolizando así el homenaje al 1.300 aniversario de la batalla de Covadonga y el origen del Reino de Asturias; a continuación, y los reyes destaparon una placa conmemorativa en la fachada de la Casa Capitular del Santuario.

La estancia de los Reyes en el Santuario de Covadonga finalizó con una visita al Museo de Covadonga, donde pudieron contemplar la exposición, recientemente restaurada, de la serie cronológica de los reyes de España.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies