Los Magos de Oriente

Publicado el 05/01/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Los Magos de Oriente

Escribe Constantino Bada Prendes, sacerdote y profesor de Orígenes del Cristianismo

Cuando los partos asaltaban la basílica de la Natividad de Belén, a inicios del siglo VII, parece ser que detuvieron repentinamente la incursión destructiva del templo. Lo hicieron tras ver unos mosaicos representando a tres curiosos personajes en su fachada. Estos vestían al modo persa por lo que su indumentaria, similar a la suya, les hizo pensar que no debían destruir algo que en cierto modo pertenecía a su cultura. Así Melchor, Gaspar y Baltasar, nombres suministrados por algunos escritos apócrifos posteriores, habrían salvado el templo que protegía la gruta donde el Niño Dios lloró por primera vez.

Los “Reyes Magos de Oriente” es el nombre por el que la tradición denomina a estos visitantes que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle algunos regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra. Como no se explicita el número exacto en los textos evangélicos canónicos la tradición asignó este número por ser tres los presentes ofrecidos.
Las tradiciones antiguas que no fueron recogidas en el Nuevo Testamento “como por ejemplo el llamado Evangelio del Pseudo Tomás del siglo II” son sin embargo más ricas en detalles. En este evangelio apócrifo se dice que tenían algún vínculo familiar, y también que llegaron con tres legiones de soldados: una de Persia, otra de Babilonia y otra de Asia.
Según interpretaciones posteriores, los Magos fueron considerados originarios de Europa, Asia, y de África respectivamente. En el libro escrito por el papa Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret, «La infancia de Jesús», éste destacaba que los Reyes Magos probablemente no venían de Oriente, como se ha creído tradicionalmente, sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla. Es una mera hipótesis pero resulta simpático pensar en los reyes como personajes con cierto “duende andaluz”, aunque sea en sentido lato.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies