“Las Unidades Pastorales requieren estabilidad”

Publicado el 07/12/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
“Las Unidades Pastorales requieren estabilidad”

Fue una de las acciones que se fijaron para llevar a cabo durante el presente curso pastoral: “Realizar encuentros por vicarías o arciprestazgos, donde se explique el sentido de las Unidades Pastorales, se especifiquen las ya constituidas y se presente el trabajo de revisión y replanteamiento realizado en los arciprestazgos”.

En el arciprestazgo de Oviedo esta reunión ya había tenido lugar, y el pasado viernes se celebró otra similar para el arciprestazgo de Gijón.

El salón de actos de la Basílica del Sagrado Corazón estaba ocupado por laicos, sacerdotes y religiosas que escuchaban las explicaciones, en primer lugar, del Vicario de Pastoral, Antonio Vázquez, quien desarrolló ante los presentes qué supone en la práctica una Unidad Pastoral urbana, una realidad cada vez más extendida en otras diócesis españolas y en el extranjero. En ellas los laicos y también los religiosos que puedan estar vinculados a la parroquia se corresponsabilizan de la misión, poniendo al servicio de la Iglesia sus propios dones y carismas. “El apoyo y el trabajo conjunto entre todos puede ayudar a los sacerdotes a redescubrir su verdadera labor, que es atender lo espiritual”, explicó Vázquez, recordando cómo en tantas ocasiones los sacerdotes no pueden centrarse en lo fundamental por estar ocupados en múltiples burocracias, que bien podrían delegarse en otras personas involucradas. En la reunión, además, se subrayó que una Unidad Pastoral vendría a ser una nueva parroquia creada a partir de varias ya existentes, sin que ninguna de ellas perdiera su propia identidad, y que tiene como reto lograr crear una “auténtica comunidad”. El criterio para crear Unidades Pastorales, generalmente, sería el geográfico, buscando además sinergias y situaciones comunes que faciliten dicha  unión. Actualmente en la Vicaría de Gijón-Oriente los arciprestazgos están viviendo diferentes momentos en cuanto a la implantación de las Unidades Pastorales: “Hay arciprestazgos que han podido implantar algunas UP, como Cangas de Onís, donde hay una, y el arciprestazgo de Villaviciosa, que ha logrado implantar otra a comienzos de este curso –señala el Vicario de Gijón-Oriente, Jorge Cabal, que también estaba presente en la reunión–. Hay otros arciprestazgos que aún están dialogando y haciendo propuestas de actualización de UP ya existentes o bien la implantación de otras nuevas, y luego hay otros arciprestazgos donde todavía necesitan plantearse el tema de forma más concreta y organizada”.

Los retos y las dificultades están ahí, pero sobre todo se señala la importancia de la “estabilidad”: “Lo que no tiene estabilidad no puede dar frutos”, recordaba el Vicario de Pastoral en la reunión, señalando que una vez que los proyectos estuvieran trazados, habría siempre que trabajar sobre ellos, no cambiarlos. En definitiva, como recordaba Jorge Cabal, “esto no es una nube pasajera, sino que es una ocasión que se nos brinda para que nos convenzamos de que la vida de la Iglesia es un misterio de comunión, y hemos de unir nuestras voluntades, nuestros deseos, nuestras intenciones y nuestras maneras de entender la vida de la Iglesia en un proyecto común”. Las UP han llegado para quedarse.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies