La Orden Franciscana Seglar reactiva su Consejo de Zona en la diócesis

Publicado el 15/06/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
La Orden Franciscana Seglar reactiva su Consejo de Zona en la diócesis

Tras unos años de decaimiento, la Orden Franciscana Seglar volverá a contar con su propio Consejo de Zona de Asturias. Esto es posible gracias a la revitalización, recientemente, de la Fraternidad de Villaviciosa, y ahora la de San Pedro de Gijón, que se reactivará el próximo viernes, día 22, después de varios años sin actividad por falta de suficientes hermanos profesos.

Gracias a este último movimiento, Asturias volverá a contar con el número necesario de fraternidades para restablecer el Consejo de Zona, que tendrá lugar el fin de semana del 23 y 24 de este mes.

La Orden Franciscana Seglar, llamada en sus inicios Venerable Orden Tercera de Penitencia, pertenece desde sus orígenes a la Familia Franciscana, junto con la Primera Orden (Orden de Frailes Menores) y la Segunda Orden (Orden de las Hermanas Pobres – Clarisas). “Las tres fueron fundadas por el propio San Francisco de Asís, y en este sentido, la Orden Tercera –Franciscanos Seglares– es una auténtica orden religiosa con sus constituciones, sus estatutos y su hábito propio, con la particularidad de que sus miembros no están integrados por clérigos regulares, sino por seglares que son franciscanos de pleno derecho”, explica Miguel Dongil, especialista en Historia de la Iglesia y franciscano seglar.

“En Asturias –señala el historiador– parece que hay presencia de comunidades terciarias desde finales de la Edad Media, aunque no se conserva documentación de dicha época. Aunque la Orden llegó a tener bastante esplendor y un buen número de hermanos franciscanos hasta la década de los años 30 del siglo pasado”. En aquellos tiempos, existían en el mundo casi cuatro millones de terciarios franciscanos.

La Orden comenzó a decaer a partir de los años 80, con los cambios sociales, el envejecimiento de los hermanos y “la falta de una campaña vocacional adaptada a los nuevos tiempos”, señala Dongil. En la actualidad, la Orden Franciscana Seglar cuenta en Asturias con dos fraternidades en Gijón, una en Avilés, otra en Oviedo y otra en Villaviciosa.

La actividad social es la principal apuesta de los franciscanos seglares. “La familia franciscana hace una apuesta especial por estar con los más necesitados en todo el mundo (los pobres, los inmigrantes, los indefensos, los que están solos, los desprotegidos, los más ancianos, etc.)” –señala Miguel Dongil–. “En el caso de la Orden Franciscana Seglar, estamos presentes en la sociedad, al ser seglares, y ponemos especial hincapié en hacer gran número de obras sociales y asistenciales. Concretamente, en Asturias –señala– las iniciativas se hacen a título personal de cada hermano, o a nivel de las fraternidades. Entre otras cosas, se reparte comida entre personas necesitadas, en colaboración con el banco de alimentos y se visitan y acompaña a ancianos en residencias”, por ejemplo. “En Avilés, la Orden Franciscana Seglar, junto con Mensajeros de la Paz, ha desarrollado recientemente un proyecto conjunto que supone un espacio abierto de encuentro con todo aquel que necesite ayuda, sin importar   raza,   género   o   religión –explica Dongil–. Las personas que tengan algún problema podrán acudir en busca de auxilio y se les ofrecen toda clase de servicios. La iniciativa busca dar acogida y escuchar, no sólo a personas en riesgo de exclusión, sino aquellas que necesitan compañía, consuelo o asesoramiento, dado que cuenta con médicos, abogados y psicólogos voluntarios”.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies