“La devoción al Nazareno es excepcional”

Publicado el 08/03/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
“La devoción al Nazareno es excepcional”

Entrevista a Evaristo Guardado Rodríguez. Hermano Mayor de la Real Hermandad del Buen Jesús Nazareno de Luarca

¿Qué significa para Luarca la imagen del Nazareno?

La devoción es extraordinaria. A diario vienen personas que no pierden su visita al Nazareno para rezar y hacerle llegar sus peticiones. No importa cómo esté el tiempo, aquí en la capilla donde está todo el año, llegan los temporales con fuerza. Lo mismo ocurre durante los días de la novena a la que se acercan personas de todo el concejo.

¿Cuántas personas pertenecen a la hermandad?

Nos acercamos al millar de cofrades, que abarca a las familias completas. Es una cifra extraordinaria teniendo en cuenta que el casco urbano de Luarca es de unos cuatro mil habitantes. Pero esta devoción no solo es la villa, se extiende también fuera, porque hay algo especial, y milagroso, en este Nazareno si no la gente no seguiría perteneciendo a la cofradía mostrando tanta devoción y desde hace tanto tiempo. Recuerdo por ejemplo que cuando yo era niño las paredes de la capilla estaban llenas de escritos con peticiones.

Háblenos de la procesión del Jueves Santo.

Es muy bonita, siempre ascendiendo hacia la capilla como si el Nazareno estuviese haciendo el recorrido del calvario. El cofrade siente por su forma de ser y de pensar que es un privilegio poder portar la imagen y asistir a la procesión. Que yo pueda recordar nunca se suspendió esta procesión, puede llover, ventar o lo que sea que va arriba y la gente continúa tras ella; siempre con una devoción y un recogimiento dignos de resaltar. Antiguamente se le decía procesión del silencio precisamente por ese ambiente de tanto respeto. Teniendo en cuenta además la cantidad de gente que se reúne para verla, se calcula que más de 20.000.

Acompañan también al Nazareno imágenes de Cristo crucificado, ¿a qué es debido?

No tenemos certeza de cuándo data esta costumbre. Pero desde antaño las familias de Luarca que tienen una imagen de Cristo crucificado en su casa salen con ella en procesión. Van por delante de la imagen del Nazareno y se da la particularidad de que no van mirando al frente sino hacia atrás, en dirección al Nazareno como muestra de respeto. Cada año salen alrededor de treinta imágenes de Cristo crucificado propiedad de las familias de Luarca.

¿Cómo vive usted la procesión?

Siento muchas cosas porque tengo mucha devoción que me inculcaron desde niño y que va creciendo. Hay momentos que los pasas mal, en el bueno sentido de la palabra, por la emoción. Recuerdo por ejemplo una ocasión que íbamos con un tiempo fatal, el Nazareno llevaba una capa oscura, solo se el veía la cara y daba un respeto tremendo. El comportamiento de la gente es estupendo y también es de resaltar el trabajo de la junta y de todo el pueblo que colabora. Y es que son muchos los hechos y las anécdotas que demuestran la fe que tienen las personas en esta imagen del Nazareno.

¿Podría contarnos alguna?

Hace unos quince o veinte años un pescador de aquí de Luarca en una embarcación grande tuvo una avería en alta mar con todo lo que eso implica y pidió la ayuda del Nazareno para poder salir de esa difícil situación. Una tarde mientras terminábamos todos los preparativos para comenzar la novena se nos acercó el patrón de este barco que tan mal lo había pasado en alta mar para decirnos que le gustaría poder portar el Nazareno, que había hecho esa promesa. Tuvimos que decirle que ese año era imposible porque ya los puestos estaban asignados, las túnicas dadas y que lo más que podíamos hacer era decirle quienes eran los que iban a portar por si alguno le cedía su puesto. Justo en ese momento llegó una señora con una túnica debajo del brazo que venía a comentarnos que lamentablemente su hijo no iba a poder llevar al imagen porque se encontraba mal físicamente. En aquel momento nos miramos el secretario y yo y sin decir nada cogimos la túnica que nos devolvía la señora y se la dimos a aquel hombre. Puede parecer casualidad, pero para nosotros más bien fue algo que hay y que nos está iluminando. Quedamos todos con la boca abierta y pudimos cumplir con aquel hombre y él se fue encantado porque realizaba así la promesa que le había hecho al Nazaren

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies