“Jesús sigue atrayendo a los jóvenes”

Publicado el 29/11/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
“Jesús sigue atrayendo a los jóvenes”

El Seminario Metropolitano celebró la fiesta de Santa Catalina de Alejandría

 

El reciente Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes y el discernimiento fue el tema principal de la conferencia que pronunció el sacerdote toledano Raúl Tinajero, Director del Departamento de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Española, este pasado lunes en el Seminario Metropolitano, con motivo de la festividad de Santa Catalina de Alejandría. Como cada año, los centros de estudios con sede en el edificio del Prado Picón celebraron la patrona de la Filosofía con una conferencia y en este caso, además, con una exposición sobre el fondo bibliográfico histórico que conserva la Biblioteca del Seminario sobre Derecho Canónico.

Alumnos, profesores y seminaristas asistieron a la charla de Tinajero que previamente, en entrevista con la Delegación de Medios de Comunicación de la diócesis, quiso recordar cuatro claves fundamentales del Sínodo que tuvo lugar el pasado mes de octubre en Roma: “Podríamos destacar cuatro hilos conductores –afirmaba–que nos pueden ayudar a enfocar la aplicación de este Sínodo en la Pastoral Juvenil. Uno es la necesidad de caminar juntos, esto es, la sinodalidad, uno de los temas que más va a quedar en el recuerdo de este encuentro. Por otro lado, es importante la pastoral en clave vocacional, la importancia de recalcar que el tiempo de la juventud es un tiempo de discernimiento. Además, el Sínodo nos recordó que hay que pasar de las estructuras a las relaciones, es decir, a veces nos quedamos mucho en la estructura, que es importante tenerla y asegurarla, pero sobre todo es necesario trabajar en una actitud relacional con las diferentes realidades que lleven adelante los proyectos que se pueden enfocar con los jóvenes. Finalmente, la idea de desarrollar los proyectos de misión, que se refiere a esa actitud que nos dice el Papa continuamente de Iglesia”.

Las dificultades para llegar a los chicos y chicas de nuestros días están ahí. Sin embargo, el Director del Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal lo describe como, en definitiva, “una situación de alejamiento por parte de los jóvenes de todo lo que sea institucional, que suene a doctrinal o que les imponga normas”. “Quizá con respecto a la Iglesia sí que ha habido alejamiento, y no solo por parte de los jóvenes, también por parte de la Iglesia hacia ellos. Puede, también, que no nos hayamos explicado bien, o que ellos no nos hayan entendido, pero lo cierto es que estamos en un momento de giro, y el giro es pasar de la manera de trabajar que hemos tenido hasta este momento, que suponía salir de la Iglesia y mostrar la Iglesia, a lo que tenemos que hacer ahora: salir como Iglesia con una actitud de humildad, de acogida y de misericordia, y mostrar a Jesús. Y será Él quien traiga a los jóvenes a la Iglesia. Es un cambio de mentalidad, una actitud distinta que en el fondo es el Kerigma. Y es que el joven de hoy ve a la Iglesia a años luz de su realidad porque no llega a comprender que la Iglesia es el amor de Cristo”. A pesar de esa lejanía, Tinajero subraya que a los jóvenes “les sigue llamando la atención la persona de Jesús, que se ha hecho hombre, que es capaz de entregarse por los demás hasta el extremo. Y eso –afirmó– tenemos que verlo como una oportunidad”.

Por eso, ya en el transcurso de la charla, el sacerdote toledano recalcó que los proyectos de Pastoral Juvenil en las diócesis tenían que tener como objetivo “propiciar el encuentro del joven con Cristo” esto provocará que “el joven entre en una comunidad donde pueda recibir una formación adecuada a su edad y que le ayude a crecer en su vida de fe”. Y la finalidad última sería que este proceso le llevase a ser “corresponsable”, “no viviendo –dijo– una pastoral de mesa camilla, no se trata de tener un grupito en torno al sacerdote, sino de ser corresponsables, porque estamos llamados a ser evangelizadores”.

Estos son, por tanto, los dos “objetivos” afirmó, de una auténtica Pastoral Juvenil: “La inserción en una comunidad viva y acogedora donde haya un proyecto un acompañamiento en la vida de fe del joven, que le lleve a sentirse corresponsable en la evangelización”, y como segundo objetivo “acompañar al joven en su discernimiento vocacional”, algo fundamental y necesario, señaló el director del Departamento de Juventud de la CEE, porque “los chicos están viviendo una etapa de planteamiento, de saber qué quieren hacer en su vida y por dónde quieren orientarse”. Y dentro de ese planteamiento, los jóvenes tienen que ver, “por supuesto la importancia de la vida consagrada, religiosos o sacerdotes, sino también hay que saber acompañarles presentándoles todas las realidades, incluso también la de la soltería como compromiso de vida que también es un tema que ha salido en el Sínodo. Es algo que los propios jóvenes nos están pidiendo, el que podamos mostrar todos los estados de vida, no sólo orientarles a la vida consagrada”.

Entre otras cosas, el sacerdote Raúl Tinajero recalcó la importancia “por encima de otras cosas” del “trabajo en la Pastoral Juvenil en comunión”. “En Conferencia Episcopal –dijo– estamos en continua relación de trabajo, caminando juntos, lo cual nos hace fuertes. Esto implica que trabajamos unidos las setenta diócesis de España, los veintidós movimientos aprobados por la Iglesia que trabajan en Pastoral Juvenil, cuarenta congregaciones que se han unido a nosotros. Es una comunión práctica, real, trabajando juntos con un proyecto común. Y eso nos gustaría que llegara a cada diócesis, donde pudiera haber un trabajo de equipo y de colaboración con las distintas realidades. El Sínodo, además, nos propone que vayamos en esta línea”. Una línea que se dejó ver en la propuesta que se hizo desde la propia CEE con la Cadena de Oración por el Sínodo, que tuvo lugar durante el desarrollo de éste en Roma, y donde cada diócesis tenía asignados días y horas concretas para rezar por los frutos del encuentro. “La respuesta de todas las diócesis, congregaciones y asociaciones que participaron en la Cadena fue impresionante”, reconoce Tinajero, “y se la hicimos llegar al Papa estando allí en el Sínodo”. Esta iniciativa “verdaderamente mostró que hay una Pastoral Juvenil viva en España y que hay un deseo por caminar y ofrecer a Cristo a los jóvenes. Se tiene claro que los jóvenes tienen que ser esa fuerza y ese aire fresco tan necesario en el mundo de hoy para que sigamos avanzando en ese Evangelio y esa alegría que nos propone Jesucristo”. Por eso, “hay que darle el papel que se merece”.

Vídeo de la conferencia:

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies