Diez años de la Hermandad “El Beso de Judas”

Publicado el 29/11/2018
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Diez años de la Hermandad “El Beso de Judas”

“Hace once años un grupo de jóvenes vinculados a distintas tareas de la parroquia nos dimos cuenta de que la Semana Santa la pasábamos en la iglesia, pero que no salíamos en ninguna procesión. Pensamos entonces que era buena idea ver si podíamos encajar todos en alguna cofradía y como no nos poníamos de acuerdo nos preguntamos ¿qué podemos hacer?, y decidimos crear una. Estuvimos un año arreglando papeles y viendo qué paso hacíamos y nació la Hermandad de El Beso de Judas”, así explica Javier Feito, su Hermano Mayor, el origen de la cofradía benjamina de la Semana Santa de Avilés que acaba de celebrar en su parroquia de San Nicolás de Bari el décimo aniversario.

Aquellos inicios no resultaron fáciles “no teníamos nada de lo que partir y tampoco una imagen a la que la gente tuviese devoción”, relata Javier. En ese sentido la elección de la que representa el momento en el que Judas confirma su traición a Jesús no fue casual, “optamos por esa imagen porque nos reconocemos como pecadores: Judas traicionó al Señor por unas monedas y nosotros en la sociedad actual por el consumismo, el materialismo”. Poco a poco se fue adquiriendo el patrimonio y, sobre todo, creciendo en el número de cofrades que ya llega a unos 120 en los que se refleja la juventud de la propia cofradía, “la mayoría son gente joven. Tenemos un grupo de veinte de entre los 50 o 60 años, luego estamos quienes andamos por los 35 y el resto son pequeños”.

La Hermandad El Beso de Judas procesiona cada Jueves Santo por la mañana, desde el cuarto año ya con su propia banda formada por veinte cofrades, y el Viernes Santo con el resto de cofradías de Avilés en el Santo Entierro. Se unen así a una Semana Santa de gran tradición y teniendo un claro propósito, “lo que hacemos es también evangelizar, cuando sacamos nuestro paso a la calle además de ser cultura se hace una labor evangelizadora y también dentro de la propia hermandad con los cofrades, estando pendientes y procurando que cada día se mejore. En ese sentido hay  mucha gente que se involucra más y no solo se queda en la Semana Santa sino que acude a la mayoría de los actos que se prepararan”.

Entre estos son importantes los orientados a la labor social de la cofradía que tiene como destinatario a Cáritas, “Teníamos muy claro que nosotros no queríamos estar solo allí para Semana Santa tiene que haber un porqué detrás. En Navidad siempre organizábamos una chocolatada en la que había que acudir con juguetes que luego se donaban a Cáritas, pero decidimos cambiarlo y el dinero que se gastaba en esa actividad lo enviamos directamente a Cáritas, también son para ellos los beneficios que se sacan de vender por San Nicolás las galletas que elaboran los propios cofrades”.

Y mientras se celebra el décimo aniversario en la hermandad también miran al futuro con la idea clara de “crecer poco a poco y seguir manteniendo el mismo espíritu que teníamos cuando creamos la cofradía: seguir evangelizando en lo que podamos. Nos gustaría que la gente vea que lo que hacemos está bien incluso para la ciudad, porque además de esta labor desde la parte religiosa, hay mucha gente que viene a la ciudad para ver la Semana Santa. Es bueno también para la parroquia, llevamos toda la vida allí trabajando y continuamos igual, el estar en una cofradía no quiere decir que te tienes que desvincular de ella” contando además con el apoyo de los párrocos que ha tenido San Nicolás de Bari “nos animan y nos dan caña para que no nos durmamos”, asegura entre risas.

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre cookies