Inicio

Zona Multimedia

  1. Video
  2. Esta Hora
  3. Sonido

Programa Iglesia noticia de COPE Asturias, 23 de octubre de 2016



Carta semanal "Domund: noventa años de pasión misionera", 20 de octubre 2016



Carta semanal "Coronación de María en Llanes", 13 de octubre 2016

Covadonga 2018

Covadonga 2018 

Regresar, con ilusión, a la casa de la Madre

Centenario coronaciónEl 8 de septiembre de 1918 fueron coronadas canónicamente las imágenes de la Virgen de Covadonga y del Niño Jesús que porta en brazos. El entonces Obispo de Oviedo, Mons. Javier Baztán y Urniza, había solicitado esta gracia al Papa Benedicto XV, así como la concesión de un Jubileo extraordinario, que también se celebró, entre los meses de marzo y octubre de ese año. Un año en el que, además, se conmemoraba el duodécimo centenario de la batalla de Covadonga. El Pontífice, en aquel momento, reconoció de esta manera la fama y la expansión de la devoción a la Santina de Covadonga por todo el mundo, como ya se había hecho con la Virgen del Pilar, coronada canónicamente unos años antes, en 1905, para conmemorar el cincuentenario del dogma de la Inmaculada Concepción.

Al acto, que fue presidido por el Cardenal Arzobispo de Toledo, el asturiano Mons. Victoriano Guisasola y Menéndez, acudieron los reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, representantes del Gobierno de España y de las autoridades locales. Durante un año, el pueblo asturiano se movilizó para recoger donativos, algo que se consiguió con creces, con la ayuda, también, de muchas otras personas de fuera de Asturias.
Para conmemorar este singular momento de la historia de la diócesis de Oviedo, cien años más tarde, el Papa Francisco ha concedido un Año Jubilar para Covadonga que tendrá como lema “Madre y Reina”, y que dará comienzo mañana, 8 de septiembre, fiesta de Nuestra Señora de Covadonga. Como es tradicional, tendrá lugar una eucaristía en la Basílica, a las 12 del mediodía, y en esta ocasión especial estará presidida por el Cardenal Arzobispo de Valladolid, Mons. Ricardo Blázquez. Junto al Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, también estarán presentes otros obispos de diferentes diócesis españolas como Bilbao, Lugo, León, Santander o Mondoñedo-Ferrol.
El pasado martes tuvo lugar, en la sede del Arzobispado, en Oviedo, la presentación ante los medios de comunicación del Año Jubilar mariano. En el acto comparecieron ante la prensa el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, el Abad de Covadonga, Adolfo Mariño, y el diseñador del Logo y el Cartel para este Año Jubilar, Javier Bueno. En el transcurso del mismo, el Arzobispo de Oviedo quiso recordar que Covadonga es, para “todos nosotros, las gentes de Asturias, un lugar especial en cuanto a su ubicación natural, pues el Valle del Auseva es de una belleza sin igual”. “Aún recuerdo –afirmó– las palabras de san Juan Pablo II en  su visita a Covadonga, en 1989. En aquel momento él, que a esas alturas ya había recorrido casi todo el mundo, decía que conocía tres lugares particularmente bellos, y uno de ellos lo situó en Covadonga”. “Pero esa belleza natural –continuó– se compagina con una historia que tiene comienzo en aquel valle, una historia a la que, a través de los siglos nosotros pertenecemos, una historia identitaria para Asturias y para todo lo que nació en ese punto de encuentro”. Y finalmente, afirmó que “Covadonga es también para la comunidad cristiana, un referente, porque allí tenemos el alma y el corazón donde palpita nuestra esperanza”. 
La diócesis, a lo largo de todo este Año Jubilar, desarrollará un cronograma de actividades a nivel pastoral y religioso, pero también cultural, pues “con motivo de esta efeméride, Covadonga se presta a tener una reflexión sobre la historia, el arte y la cultura en general”, recordó Mons. Jesús Sanz, y finalmente, a nivel social, pues “a esa casa, en forma de cueva, acuden muchas personas y no todas lo hacen con una sonrisa, a dar gracias, sino que acuden también muchas personas llevando su penuria, con lágrimas en los ojos, pidiendo gracia para salir adelante en un mal momento”, recordó el Arzobispo. Por ello, durante el Año Jubilar se irán reuniendo donativos que finalmente se entregarán a quien Cáritas Asturias considere más oportuno, “pues ellos son los que conocen y acompañan día a día a tantas personas con necesidad”. 
Logo copiaEn su intervención, el Abad de Covadonga, Adolfo Mariño, explicó que el Año Jubilar cuenta con un programa cuyo referente se centra en el Plan Pastoral diocesano vigente: La ciudad se llenó de alegría. “Habrá celebraciones eucarísticas –dijo– cuidaremos especialmente el Sacramento de la Penitencia, y tanto las Delegaciones diocesanas, como los arciprestazgos o las comunidades parroquiales, este año, mirarán a Covadonga, como Covadonga mirará la vida real y pastoral de la diócesis”. Entre otras actividades el Abad destacó el concierto de una Misa inédita de la Virgen de Covadonga, que el Arzobispo de Oviedo describió como “bellísima”, y que se estrenará antes de finalizar el año en varios puntos de la geografía asturiana. El Ciclo de Órgano –que va por su décima edición–, junto con Mesas Redondas; la participación de la Escolanía y su intercambio con las Escolanías de otros Santuarios españoles; un ciclo de “Conversaciones en Covadonga” o un “Congreso mariológico” son algunas de las actividades que están programadas para este Jubileo, y que se irán anunciando a lo largo del año. 

“Sorpresa e ilusión ante la Novena”
La Novena a la Santina, que dio comienzo el pasado 30 de agosto, ha reunido durante todos estos días a fieles de los arciprestazgos de la diócesis, con diferentes letanías del Rosario como telón de fondo. Ha sido, además, la primera Novena para el nuevo Abad de Covadonga, presente en el Santuario desde hace poco más de un mes, algo que vive “con sorpresa y con ilusión”: “Sorpresa porque no contaba con la asistencia de tanta gente, no sólo de nuestras parroquias, sino también del resto de España y de numerosos países extranjeros, e ilusión también porque a través de las celebraciones de la eucaristía y del sacramento de la penitencia, uno se llena de gozo, pues soy testigo de algún regreso a la Iglesia y al Señor, que está habiendo estos días por medio de María”, afirma.  
El tráfico de visitantes al Santuario de Covadonga es numeroso y constante. De fuera de España, destacan los peregrinos llegados de Hispanoamérica y Estados Unidos. La devoción a la Santina en aquellas tierras es algo latente y conocido. Al llegar al Santuario, el visitante se sobrecoge contemplando el paisaje, y junto a esa belleza natural, manifiesta su asombro por lo entrañable y recoleto de la Cueva, donde se encuentra la imagen de la Virgen. “Allí se da un silencio sepulcral y emocionado por la sencillez y majestuosidad de ese lugar sagrado, que pocos lugares en el mundo  tienen –reconoce el Abad de Covadonga–”. Un lugar que tiene como máxima la acogida: “pensamos que la gente que viene está en su casa, pues ésta es la casa de la Madre. Una madre, en su hogar, tiene sitio para todos sus hijos. Y esto es lo que pretendemos aquí: que todo el mundo se sienta a gusto”.
Así lo sienten también una gran parte de los asturianos, y es que, como afirma el propio Mariño, “Covadonga es muy especial para todos los asturianos, aunque no sean creyentes. Según un estudio que se llevó a cabo hace unos años en el Santuario –destaca Mariño– el 20% de la gente que se acerca hasta Covadonga se declara agnóstica. Sin embargo, a la pregunta de ¿Por qué acuden? responden generalmente: porque queremos ir a la Cueva y ver a la Virgen. Y eso es muy propio de nosotros, el decir yo no voy a la Iglesia y no quiero saber nada de los curas, pero a la Santina, que no me la toquen, lo que explica que, independientemente del enfriamiento de la fe para muchas personas, la Virgen tiene esa particular grandeza, que hace que uno se acerque allí y se pueda transformar su corazón”.
cartel  copiaEl Año Jubilar que mañana comienza supondrá una inyección de actividad a la, ya de por sí, ajetreada vida del Santuario. “El día a día, aquí, es una verdadera locura, en el buen sentido de la palabra”, señala el Abad del Santuario. “Tras el rezo de Laudes, y el desayuno, comenzamos con las eucaristías. Tenemos misa en la Cueva a las 11, en la Basílica a las 12, y estamos constantemente confesando a la gente que se acerca, que es mucha –reconoce–. Después de comer, nos volvemos a acercar al confesionario, hasta las 18 horas, que hay misa, y confesamos de nuevo hasta las 20 horas aproximadamente. Los canónigos estamos para servir a las personas que se acercan a nosotros, y personalmente junto a todo eso he de coordinar todo el Santuario, el personal que trabaja allí –24 personas en total–, la Escolanía, y otros aspectos que tienen su complejidad. Pero especialmente, en el día a día, la parte espiritual y la acogida son lo fundamental”.  

Para ganar el Jubileo en Covadonga
Para ganar la indulgencia plenaria en el Santuario, durante este Año Jubilar, la Iglesia ha establecido que se debe visitar la imagen de Nuestra Señora de Covadonga en la Santa Cueva, confesar sacramentalmente los pecados, participar en la celebración de la Eucaristía y recibir la Sagrada Comunión, así como rezar por las intenciones del Papa. En el Santuario se celebran misas a diario a las 9, a las 12, a las 13,30 y a las 18 horas a lo largo de todo el invierno, entre la Basílica y la Santa Cueva.
La diócesis de Oviedo, con sus arciprestazgos, parroquias, delegaciones, colegios o asociaciones se volcarán este año en su Santuario mariano por excelencia, pulmón espiritual de la diócesis, que todo asturiano se precia de visitar al menos una vez al año, sea o no creyente. Junto a la recepción de las peregrinaciones, congresos, conciertos –la música juega un papel fundamental, con su conocida Escolanía–, y todas las actividades que se programen a lo largo de este Año, hay un objetivo que el Abad pone por encima de cualquier otro, y es la acogida al visitante, con un claro deseo: “para mí la culminación del Año Mariano es que convirtamos nuestros corazones y nos acerquemos al Señor por medio de María, que es camino seguro para llevarnos a Él”. Todo un año por delante para acercarnos a María, “Madre y Reina”, tal y como reza el lema de este Año Jubilar, para redescubrir y potenciar un lugar único entre montañas, y regresar, con ilusión, a la casa de la Madre.

Suscripción a las Noticias




¿Acepta HTML?

Agenda diocesana

DONO A MI IGLESIA

Portantos-yodonoamiiglesia-ES300x300px_1.gif

Beatificación Padre Ormieres

OrmieresCaratula

Carta Semanal

Prev Next

Viaje de ida y vuelta: Tierra Santa

Viaje de ida y vuelta: Tierra Santa

Esta semana pasada hemos realizado un viaje especial un buen grupo de asturianos: cuarenta cristianos hemos peregrinado a Tierra Sant...
Leer más...

Publicación Online

Esta hora

Galería Fotográfica

Familia y vida 

Horarios de las Misas

Historia de la Diócesis

sede La condición de sede regia de la nueva diócesis -Ovectao-Ovetum-, por estar situada en la capital del reino astur: la ciudad que se había organizado entorno a un pequeño núcleo monástico -S. Vicente- situado en una comarca central de la región. Leer más...

Siguenos en Facebook

Último Tweet

ArchiOviedo RT @aciprensa: 📹 VIDEO: El Papa visitó por sorpresa a los pacientes de un centro de rehabilitación en un nuevo Viernes de Misericordia http…
ArchiOviedo Nuestra publicación diocesana #EstaHora de esta semana: https://t.co/4T6gK2HAyt

Datos de contacto

Arzobispado de Oviedo

Corrada de Obispo, 1

33003, Oviedo, Asturias

Teléfono: 985 20 74 72

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Codigo QR: DATOS DE CONTACTO

S5 Box

Nuevo Usuario

*
*
*
*
*
*

* Campo obligatorio.

Register

*
*
*
*
*
*

* Campo obligatorio.